Debe ser duro vivir sin amigos,

sin tener a alguien especial,

alguien que te escuche,

alguien con quien compartas tu vida,

tus recuerdos, tu risa.

 

Debe ser duro no recibir cariño,

sentirse solo, desde siempre, desde niño,

haber sufrido cuando no estabas preparado,

gritar de dolor y ver que no tienes a nadie a tu lado,

acostarte pensando que no vales nada,

que no hay salida, que qué mas da que vivas.

 

Debe ser duro perder a alguien querido,

alguien con quien hayas compartido tu corazón,

sentir que ya no está, llorar con tu dolor.

La vida tiene momentos malos,

en los que a  veces juega a sus juegos,

y parece que no le importa que ganemos o perdamos.

A veces es duro seguir para adelante,

enfrentarnos a los días, encontrar un motivo,

por el que decir que lo que tenemos es importante.

A veces nos sentimos solos, sin nadie que nos comprenda,

parece que todo lo que haces es inútil, que no vale la pena.

 

Es duro estar siempre alegre,

contento con la gente, aclarar tus pensamientos,

intentar dar un sentido a todo esto,

intentar encontrar una luz,

dentro de estos profundos silencios.

 

Alfredo Cuervo Barrero ©