• 1. Ojos que no ven, imaginación que se encarga de ello.
  • 2.Si la ola no consigue arrancar la roca al menos que se lleve su propia espuma.
  • 3.Antes era dar, ahora es ceder.
  • 4.Cuanto más alto subas más bajo caerás, pero más capacidad tendrás para volverte a elevar más rápido - y más alto-.
  • 5.Elige tus pensamientos, elige tus emociones, elige tus actos, elige tu forma de ser y entonces habrás elegido tu vida.
  • 6.Lo difícil no es aprender a escribir bellamente, sino aprender a pensar de una forma bella.
  • 7.Un amigo es aquel que me obliga a desenmascararme a mí y me deja desenmascararle a él.
  • 8.La meta en la vida consiste en vivir al revés, llegar joven a la madurez, tender en la madurez a la juventud y vivir en la vejez como en la infancia.
  • 9.No veneres demasiado a la luna, recuerda que sólo la ves porque el sol le cede su luz.
  • 10. Es mucho más difícil y duro obedecerse a uno mismo que obedecer a los demás.
  • 11. La culpa no es tuya porque me hayas hecho daño, ha sido mía porque no he sido capaz de soportarlo.
  • 12. Nadie tiene derecho a alterar tu estado de ánimo, nadie tiene poder para cambiar tus actitudes, nadie es juez para juzgar tus acciones. A no ser que tú no seas tu propio derecho, tu propio poder y tu propio juez.
  • 13. Si cuidaras tan bien tu mente como cuidas tu cuerpo, estarías mucho más gordo.
  • 14. Un día me pregunté: ¿Por qué estoy tan mal? Porque estoy soportando un montón de basura que no es mía. Primer paso para la liberación.
  • 15. Un día me repetí, "tendré que quitarme todos estos desperdicios", sí, pero ten cuidado de no esparcirlos sobre los demás. Segundo paso para la liberación.
  • 16. Ayer me contemplé, estoy totalmente vacío, se me ha ido la mano, he perdido hasta lo que realmente era mío. Tercer paso para la liberación.
  • 17. Hoy ya solo me queda volver a comenzar, llenándome con todo aquello que me haga útil, beneficioso y creativo. Cuarto paso para la liberación.
  • 18. Leer es discutir con la parte de ti que hasta ese momento no habías descubierto.
  • 19. Mi padre y mi madre me han dejado mucho de su persona. ¿Les habré devuelto yo el favor dejándoles algo de la mía?
  • 20. Aprende a diferenciar la ilusión de la realidad, no sea que no aproveches al máximo cada uno de esos momentos.
  • 21. Las palabras son muros que levantamos sobre arenas movedizas para tapar nuestro interior - tan movedizo-.
  • 22. La belleza y la fealdad han de ser superados, tanto la una como la otra consiste en depender de las opiniones de los demás.
  • 23. Es una lástima no estar con la persona a la que quieres, pero más lástima es olvidar por ello a las personas que están contigo.
  • 24. Trata a tus recuerdos como quieres que ellos te traten a ti.
  • 25. Toda obra criticada es inferior a su crítico. Si ésta fuese superior al mismo no encontraría palabras para valorarla.
  • 26. Obedecer a cualquier autoridad, es decir, no estar a la altura de las circunstancias. Castigar a alguien, es decir, vengarte por el daño que te han hecho. Educar a uno, es decir, tapar tu ignorancia con la ignorancia de los demás. Amar al prójimo, es decir, no enseñarle a amarse a sí mismo.
  • 27. Preparando al espíritu libre: no usar a nadie como medio para mis fines, enfrentarme solo a todos mis momentos, acrecentar la individualidad y el desprecio por todo lo superfluo.
  • 28. A veces es más importante saber lo que no se quiere que lo que se quiere.
  • 29. Un crítico me critica: "Eso no debería estar ahí", y yo le contesto: "no, eres tú el que no está para ello".
  • 30. Cuanto más vivo mi vida más me cuesta vivir la de los demás, pero intentaré no perder nunca este primer hábito, el cual poco a poco se va tornando más agradable.
  • 31. Es cierto que hay que dejar de defenderse contra todo lo que proviene del exterior, porque lo que verdaderamente incide en nuestras vidas no nos pide la defensa sino el ataque.
  • 32. El río desbordado arrastra todo a su paso para acabar descansando en el mar, aunque afortunadamente todo lo fuerte que se interpone en su camino siempre acaba inmune.
  • 33. El vanagloriarte de los momentos que te da la vida como si fueran obra tuya, te hace dar más importancia de la que realmente tienes.
  • 34. A: Hablas demasiado poco de tu vida. B: Es que no quiero malgastarla con palabras. A: ¿no será que no tienes nada que contar? B: ¿No será que es a mí a quien me la debo contar?
  • 35. Una cosa es lo que sientes, otra cosa es lo que piensas, otra lo que haces y otra lo que recuerdas.
  • 36. El comparar nuestra vida con la de otra persona por lo general nos limita, nos aleja de lo que realmente somos para empezar a pensar en lo que creemos que es el otro.
  • 37. El odiar a alguien después de que nos haya hecho algún acto que nos haya causado una gran aflicción, es la excusa que ponemos para ocultar nuestra incapacidad para superar las aflicciones.
  • 38. El hecho de sentarse uno solo con sus pensamientos, con su vida, con sus auténticos recuerdos, con su voluntad de emprender nuevas acciones, todo ello mezclado con una suspicaz melancolía y una ligera sonrisa hace que nos sintamos alegres más de una vez al acabar el día.
  • 39. ¿Has leído cientos de libros grandiosos?, ¿has tenido cientos de ideas sublimes?, ¿ has escrito cientos de frases profundas?, muy bien, ahora dime ¿ cuál ha sido tu última acción heroica?
  • 40. Que bien le sienta a uno ser completamente él mismo, cuando todo su ser está fundido por entero en un determinado momento, en este determinado momento, cuando se está delante y detrás del telón, cuando uno es capaz de poner principio y fin a su propio guión.
  • 41. Preparando el camino. Cuanto menos hables y más esfuerzo pongas en escucharte a ti mismo, cuanto más objetivo y subjetivo seas con todo lo que haces, cuanto menos miedo tengas a las consecuencias y más valor tengas en emprender las cosas a pesar de lo que venga, cuanto menos tiempo pierdas en pensamientos no productivos y más transformes las ilusiones en realidades, cuanto más aprendas de todo aquello que te acontece y menos de todo aquello que te inventas, más claro irás haciendo el camino que recorres, aunque no por ello será más fácil el recorrerlo.
  • 42. La persona que habla a otra se toma muchas libertades, el pensar que nos importa lo que nos dice, el querer que vivamos lo que nos cuenta, el proponerse que cedamos parte de nuestro tiempo para intercambiarlo por el suyo, usarnos como medios para sus desahogos y sus problemas, en definitiva, volver a experimentar de nuevo lo que ha vivido pero esta vez con sus palabras y con un nuevo testigo.
  • 43. Ten cuidado con las sombras, cuanta más luz hay más negras son.
  • 44. La risa es la ventana que abrimos para que nos de el aire cuando estamos demasiado encerrados en nuestro cuarto oscuro, cuarto con miles de ventanas esperando ser descubiertas y abiertas.
  • 45. Compadezco a los que nunca se han alejado de lo que tienen cerca, pues no se echa de menos lo que se ve de continuo.
  • 46. Nada es un fin, todo es un medio, tendré entonces que aprender a conseguir más medianías y menos finalidades.
  • 47. Hablamos casi siempre de lo que no tenemos, de lo que se tiene no se habla, se disfruta.
  • 48. Lo primero que hay que tener para escribir es tiempo.
  • 49. Hoy comienza un nuevo día, ¿será también el comienzo de mi nueva vida?, o será una continuación del ayer. Tengo veinticuatro horas para cambiarlo todo - o para no cambiar nada-.
  • 50. ¿Cómo se puede lograr la individualidad viviendo en comunidad?
  • 51. La maldita manía de creerme importante, de llamar la atención, de decir: ey, que aquí estoy. Esto es lo que impide ser quien realmente soy.
  • 52. El perfecto día: ligera sonrisa en los labios, mirada puesta en el horizonte, profundos suspiros, roces que producen escalofríos, sonidos que se graban en tus oídos.
  • 53. A veces es bueno cometer faltas de conducta para ver lo que realmente somos capaces de hacer- y de no hacer-.
  • 54. Me odiaría si alguien me tuviera que dar ánimos, si alguien me tuviera que empujar para iniciar una acción, si me tendrían que decir que camino debo elegir, si me escapara ante cualquiera de mis responsabilidades, si pagaran otros mis inseguridades. ¿Conclusión?
  • 55. La mejor medicina para un enfermo es hacerle ver que en el fondo no está más enfermo que todos los demás.
  • 56. Antes cada nuevo día era una sorpresa, ahora a no ser que yo mismo no me sorprenda, no hay nuevo día.
  • 57. Pierdo demasiado el tiempo en recordar situaciones que nunca han sucedido. ¿Es a eso a lo que llaman imaginación?
  • 58. Muchas veces los halagos atan más que liberan.
  • 59. Lo nuestro no duró mucho, fuimos algo más que amigos sin ser primero amigos. Quisimos hacernos creer que podemos recoger los frutos sin sembrar primero las semillas, quisimos hacernos creer que se torna fondo todo aquello que se comienza con la forma.
  • 60. El pensamiento que tienes al recordar una situación no es el que tuviste cuando viviste esa situación, recuérdalo.
  • 61. No me importa quien eres, lo que haces o lo que sientes, solo me importa que seas, que hagas y que sientas.
  • 62. Cada vez echo más de menos mi infancia, lo único que me consuela es que cada vez la tengo más presente.
  • 63. Lo único que vale la pena es la experiencia, por eso piensa menos y actúa más.
  • 64. Hoy he batido un record, no me he mirado ni una sola vez al espejo, y que bien me siento.
  • 65. Solamente cuando estás completamente solo, cuando la vida te muestra tus más ínfimos límites, cuando quieres ir más allá pero no puedes escapar de lo que tienes enfrente, empieza la desesperación ante tu propia ignorancia, empieza a descongelarse esa altanería que te habías creado ante la visión de tus recursos y la impotencia de no encontrar donde usarlos.
  • 66. Autores a los que admiro: Friedrich Nietzsche: o el incomprendido que aprendió a reír, Herman Hesse, o las dos haches profundas, Oscar Wilde, o el escritor que da vuelta a las formas, el Marqués de Sade, o el espíritu al que no dejaron ser libre, Tom Sharpe, o el maestro del humor incondicional y Erich Fromm, o el arte de la psicología.
  • 67. Si ahora tengo más luz, ¿por que soy una sombra de lo que fui? Tal vez tengo que mirar menos hacia el suelo -hacia atrás-, y más hacia arriba, hacia lo que me hace brillar, - hacia delante-.
  • 68. ¿Como indagar en un autor?, no sólo leyéndole a él claro está, sino también leyendo a los que él leía.
  • 69. Cometes la equivocación de creer que lo que tú ves ocurre siempre.
  • 70. Lo difícil no es conseguir algo, sino mantenerlo.
  • 71. Una promesa solemne: no escribir nada que no te haga ser distinto una vez lo hayas escrito.
  • 72. El que ha estado solo durante mucho tiempo aprende a tomarse los acontecimientos como se merecen, y cuando le acontecen las vicisitudes, sobre todo las adversas, éste reacciona diciéndose: ea, ánimo, que al menos ocurre algo.
  • 73. Cada vez estoy más de acuerdo con Nietzsche: el único pecado del hombre ha sido y será siempre su incapacidad para alegrarse lo suficiente.
  • 74. A: ¿Siempre tienes razón?, B: No, siempre cuestiono las razones.
  • 75. Por vez primera estoy contemplando la inmensidad del mar y cada vez tengo más conciencia de que el lugar en el cual vivimos nos condiciona plenamente. Que diferencia del vivir en un lugar rodeado de casas, estrecho, alejado de todo resquicio de Naturaleza, con continuas pendientes, a vivir aquí, al lado del océano, con vistas infinitas, con espacios amplios, contemplando los más maravillosos amaneceres y atardeceres, ¡que mi vida haga honor a todas estas circunstancias nuevas que me rodean!
  • 76. ¿Por qué cuando realmente vives lo que escribes olvidas lo que escribes?
  • 77. A: Muévete y así conseguirás algo. B: ¿Y qué pasa cuando te mueves y no ocurre nada?, ¿cuando intentas e intentas y ninguna reacción es la respuesta a tu acción? No digo ya que acontezcan fracasos, no, porque no ocurre ni eso; una llamada sin contestación, una promesa que jamás se cumple, un esfuerzo que no tiene recompensa, un pensamiento que desaparece nada más te has alejado de él, una chispa de ingenio que jamás llega. Todo esto te degenera, te hace perder poco a poco la fe en ti mismo. La nada, mi nueva temida enemiga.
  • 78. Alterarse, enfadarse, ruborizarse, todo esto es de débiles, un ser humano siempre ha de mantener la compostura, un ser humano siempre ha de estar a la altura de las circunstancias. Cuando te encuentras a alguien que te exterioriza estos estados de ánimo piensa que estás delante de un niño al cual el momento presente le ha superado, no dejes que te contagie.
  • 79. La única educación que vale la pena es aquella que enseña al individuo a ser independiente, por eso muchos padres y maestros educan tan mal, porque es imposible que puedan enseñar algo que ellos mismos desconocen.
  • 80. Si crees que eres incapaz de crear un libro interioriza este dogma: piensa como si estuvieras escribiendo, habla como si estuvieras escribiendo, siente como si estuvieras escribiendo y actúa como si estuvieras escribiendo, tu vida irremediablemente se convertirá en ese libro, luego ya sólo te quedará sentarte y copiarla en un papel.
  • 81. Hay personas que escriben para evadirse de la realidad, otras para enfrentarse a ella. ¿ Conclusión?, elige bien a quien lees.
  • 82. En tu mente no debe entrar nada ni nadie que a la larga no quieras que se quede.
  • 83. Ser famoso no significa más que depender de los demás para vivir, y que los demás dependan de ti para pasar su tiempo libre.
  • 84. Mi personalidad se refuerza en la medida que me encuentro con personas que chocan con mi ser, lo que significa que estoy lejos de poseer una gran personalidad.
  • 85. Hacer gala de nuestra inteligencia es la mayor prueba de nuestra estupidez.
  • 86. Saber separar nuestra forma de ser en el trabajo y en nuestra vida personal, es un buen remedio para no sentirnos tan defraudados - en nuestra vida personal.
  • 87. Dime cómo te diviertes y te diré cómo eres.
  • 88. Involucrarte en un proyecto que no es el tuyo, convertirte en autómata por las miles y miles de horas repitiendo las mismas acciones, devaluarte como persona al pensar que con su falta no servirías para nada, desgastar tu mente solucionando problemas que no solucionan tu vida, esto es lo que significa trabajar por cuenta ajena.
  • 89. Es curioso el mundo de dudas que uno es capaz de inventarse cuando no tiene nada que hacer.
  • 90. No existen los problemas, existen las personas que no encuentran las soluciones.
  • 91. Las emociones no tienen sexo.
  • 92. El que es poderoso no es poderoso por serlo, sino por que los demás no lo son.
  • 93. A qué viene esa manía de escribir para que los demás lean lo que escribes, acaso piensas para los demás, aprende a escribir - pensar- para ti mismo.
  • 94. El problema no es que el fuego se apague con el tiempo, el problema es que no avivemos las brasas cuando éstas se están desvaneciendo.
  • 95. A qué viene esa admiración por los actores, ¿ acaso has olvidado tu actuación diaria?.
  • 96. No te apenes porque no puedes comunicar a los demás lo que piensas, lo que sientes, lo que vives... Créeme, lo mejor de ti se ha de quedar en ti, no sea que lo pierdas, o lo que es peor, que te lo roben.
  • 97. Si acabo destrozado a las siete de la tarde por el trabajo, cómo leches voy a crear una obra maestra. ¡Cuánto tiempo libre hay que tener para poder escribir!, o mejor dicho, ¡qué poco espacio libre queda en mi cabeza para poder hacerlo al acabar el día!
  • 98. La ventaja de trabajar con gente que te dobla la edad es que puedes aprender mucho de su experiencia, el inconveniente, es que a causa de ello, puedes envejecer antes de tiempo.
  • 99. Busca tu propia definición de felicidad, y por lo que más quieras, ¡se un poco original!
  • 100. Cada uno trata a los demás como se trata a sí mismo.
  • 101. Haz una obra exclusivamente para juzgarla tú y para que ella te juzgue a ti.
  • 102. El mayor conocimiento es el del bienestar de uno mismo.
  • 103. Es un esfuerzo titánico el estar rodeado de gente con la que continuamente te tienes que proteger de su negatividad, de su pesimismo, de su hipocresía... de ti depende el transformarte en un muro de hormigón o en una cortina de aire.
  • 104. No importa que te tilden de serio, la más bella de las alegrías siempre se lleva por dentro, y sólo has de mostrarla cuando encuentres a alguien merecedor de recibirla, para los demás, que tu seriedad sea tu muestra de tu indiferencia hacia ellos.
  • 105. Sólo mi soledad me ha enseñado lo grata que es mi compañía para mí mismo.
  • 106. Desde hace tiempo para lo único que me vale el escribir, es para aprender a leer mejor.
  • 107. Siéntete satisfecho cuando crees una obra que ha viajado a lugares en los que tú nunca estarás y ha conversado con personas con las cuales tú nunca hablarás, significa que has creado ese reflejo de ti que ha llegado más lejos que tú.
  • 108. Aléjate un poco para ver mejor.
  • 109. Deja que todo llegue en su momento y no pierdas el tiempo en querer hacer acciones anticipadas cuyo desenlace suelen acabar en nada; es que la vida también decide algunos de nuestros momentos, queramos o no.
  • 110. ¿ Cuanta fuerza tiene tu personalidad para ser la misma cuando estás solo que cuando estás acompañado?.
  • 111. La vida es una continua lucha contra uno mismo.
  • 112. Se tu propio objeto de estudio, y no es tarea sencilla ser uno mismo médico y enfermo a la vez, profesor y alumno, acelerador y freno, instinto y ...
  • 113. Aquí dentro se libra una gran batalla, entre el hombre de acción y el hombre teórico, uno quiere saber cómo se cambia una bombilla, el otro, describir la cálida luz que ésta emite. Los dos quieren sobresalir en lo suyo, al final quien más sufre por esta pelea no son los combatientes, es el campo de batalla.
  • 114. Cada vez estoy más cansado de estos laberintos de palabras, artificios para no expresarnos de una forma sincera... miradas, contactos, suspiros, risas... hay tantas formas mejores de comunicarse que con simples palabras.
  • 115. Estás ahí, pero no puedo verte, te escucho cuando me escribes y toco tu sonrisa en mi mente cuando ríes. Estás ahí, pero no puedo imaginarte, deseo recorrer juntos nuestro camino pero sin esta distancia por delante. Estás ahí y no estás, y al final todo acaba como siempre, lo que no se junta, acaba por separarse.
  • 116. Ideas desperdigadas, pensamientos inconexos, fuerzas aún sin descubrir, estados de ánimo que mejorar, carácter y personalidad que reforzar... ¿ y dices que estás aburrido?
  • 117. A- ¿ Y quedas con chicas?, pero si tienes novia. B- Precisamente por eso, no hay nada que temer, y el hecho de que me hagas esa pregunta te delata.
  • 118. Ea, ánimo, arriba, una vez más, esto no ha hecho más que empezar, una vez más, sigue adelante, que aparezca esa imperceptible sonrisa en tu labios, respira hondo, fuerza, valor, sigue adelante, un paso más - y luego otro más, libérate de la pesadez, de la inactividad, de la apatía, tus peores enemigos, tus únicos enemigos, véncelos creando, véncelos creándote, así no existirán, crea tus ánimos, crea a quien te de ánimos, respira hondo, confianza, protección, se tu protección, seguridad, no hay miedo, no tienes porqué tener miedo, no hay de qué tener miedo.
  • 119. Os echo de menos, mis amigos. Ya no os tengo como antes, ya no habrá más antes, la vida nos separó, cada uno por su camino, y mi camino se recorre muy solo sin vosotros, ahora tengo que inventarme mi compañía, puesto que compañía como la vuestra ya no volverá, y ésa es la compañía que quiero, ésa es la compañía que necesito. Os echo de menos mis amigos, y cada vez tengo que recordar más para acordarme más de vosotros, esa es la lejanía en la que ahora os tengo.
  • 120. Centro y contorno, uno y los demás, siempre uno y los demás.
  • 121. Aún veo borroso al hombre en el que me quiero convertir, aún no lo veo definido, tambaleándose entre salir o quedarse, medio dormido, aún no lo veo, y tampoco veo al niño que fui, desapareció cuando despertó y contempló el mundo que le rodeaba, no le quedó otro remedio, pobre niño, ¿dónde habrá ido?, ¿en busca del hombre quizá?, ¿vendrán dándose la mano?, ¿vendrán juntos o separados?, ¿estarán juntos ahora?, ¿ se habrán encontrado?
  • 122. No sólo quiero quererte a ti, sino también a tu evolución.
  • 123. Los demás no tienen porqué pagar las deudas que tú tienes contigo mismo.
  • 124. ¿Por qué dependes de lo que ocurra en el exterior para tener un determinado estado de ánimo?
  • 125. En este lugar lo tengo todo, la soledad de mi estudio y la inmensidad del océano.
  • 126. Mezclar lo práctico con lo bello, con lo profundo y con lo eterno, esa es la poesía que quiero crear.
  • 127. Las miles de circunstancias que se tienen que dar para que ocurra algo, da vértigo el solo hecho de ponerse a pensar en ello.
  • 128. A.- ¿ Y tú cómo quieres ser?.B.- Un hombre de acción, cuyo impulso esté predispuesto a solucionar siempre los problemas que se le plantean, que dirija de una forma continua su vida, ya sea por caminos rectos o curvados, que esté por encima de las costumbres imperantes en su sociedad, - y para ello tendrá que bucear en lo más profundo de sus profundidades y derrotar primero a las costumbres que él mismo se ha creado. Un hombre que ama lo que desea y desea lo que ama, porque sabe qué es lo que desea y a quién ama. Un hombre que no soporta las dudas, el miedo, la hipocresía, el titubeo, la apatía, no las soporta porque un día fue esclavo de estas agujas, pero ahora ya tiene la piel curtida ¡ y muy duros han de ser ahora estos filamentos para que penetren en esa piel ya endurecida!. Un hombre que se supera a sí mismo, y superarse significa casi siempre bajar a los abismos, y comprender qué es lo que hace con ellos, como los usa y para qué fines, es decir, comprender que en el fondo, no son ellos los que le hacen a él, sino al revés. Un hombre que no desea superarse más a sí mismo, porque entonces significaría que ya ha llegado a las alturas, a su altura, y se mantiene en ella, por lo que no le hace falta buscar más, ya ha encontrado su sitio, ya ha encontrado su camino, ha hecho de sus abismos un manantial, ha conseguido ser él mismo ese manantial. Un hombre de valores y con valor , que se enfrenta a los momentos del presente porque quiere a esos momentos, porque sabe que lo forman, que le hacen ser quien verdaderamente es, y sabe que si no los afronta, al único al que engaña es así mismo. Un hombre que no necesita que lo empujen, y que siente resquemor por aquellos que son empujados sin que pongan nada de su parte, porque ve en ellos el reflejo de la debilidad que un día él también tuvo, y todo lo que se supera molesta si vuelve a aparecer en la vida de uno, ya sea directa o indirectamente. Un hombre que ha dulcificado sus instintos, que ha dado de beber a aquellos que tenían sed y amarrado con comprensión a aquellos que se declaraban rebeldes, que ha comprendido que esos instintos son parte de él, son él, y que así como intenta mantener un equilibrio en todo lo que hace, también debe mantenerlo en todo lo que siente - y en lo que padece. Un hombre, que es lo suficientemente rico para darse a si mismo sin ningún miedo, para dar respeto, para colaborar, para dar su calor y a quien sea lo suficientemente fuerte, su frío. Que es lo suficientemente rico para no abandonarse si pierde algo que le importa, porque comprende que todo lo que tiene y que verdaderamente importa en el fondo nunca se pierde. Un hombre que disfruta de las compañías que tiene alrededor, porque es él quien elige a quien entra o a quien no en su listado de compañías, que aprende no sólo el arte de saber recordar, sino también la habilidad de saber olvidar. Un hombre, a fin de cuentas, que pone en todo lo que hace todo lo que es, porque comprende que sólo así puede aprovechar en toda su plenitud a la vida, viajera incansable que algún día le mostrará precisamente lo que más quiere, el camino correcto y definitivo para convertirse en el hombre que desea ser.
  • 129. Lo que más me cuesta a la hora de intentar ser una persona independiente es asumir las consecuencias que ello conlleva, una de ellas (y la más exigente) es soportar la inmensa soledad que siento alrededor, soledad que a mi entender es una prueba necesaria, puesto que es un efecto de ese intento de romper con todo lo que hasta ahora me ha rodeado para rodearme tan sólo de todo aquello con lo que no he querido romper. No es una soledad física, puesto que tengo a un montón de gente a mi alrededor, gente a la que aprecio, admiro y quiero, y a las que a veces no les doy todo lo que se merecen debido a mi auto emparedamiento, (son gente tan inmensa que hasta en eso me aguantan). La cuestión es que cuanto más independiente quiero ser más me afecta todo, o mejor dicho, más consciente soy de todas las cosas, personas y hechos de los cuales quiero desembarazarme.
  • 130. A veces vosotros sois un impedimento para mi progreso, pesados pensamientos que os mantenéis en vuestra testarudez de querer seguir existiendo, no comprendéis que hay cosas que ya nunca volverán, personas y hechos que tuvieron su momento, su época, su lugar, y que donde ahora estamos vosotros y yo es otra historia totalmente distinta, un nuevo escenario con actores, fondos y guiones diferentes. ¿Qué hacéis evitando el presente poniendo la excusa de que aquellos hechos pasados son mejores que los presentes?, esto es ahora lo que nos ocurre, éste es el lugar donde nos hemos colocado, no ha sido la vida, no ha sido el destino, no ha sido la suerte, hemos sido nosotros, han sido nuestros pasos, nuestras aceptaciones y nuestras exclusiones. Nosotros ahora estamos aquí, y yo quiero este aquí, si vosotros no lo queréis, ya sé a donde vais a ir.
  • 131. Descubre tu buena salud. ¿Cuál es el mejor estado de ánimo que te conviene?, ¿Cuáles son los mejores pensamientos, los más útiles que ahora necesitas?. Me malgasto a lo largo de los días con centenares de ideas y de acciones que no valen para nada. Hay que aprender a aprovecharse uno mismo, a descubrirse como algo nuevo cada día, a querer que cada día sea algo nuevo. Estás rodeado por miles de circunstancias que no son las tuyas, por miles de voces que no son la tuya, y eso te consume, te pierdes en un laberinto donde los demás perdidos te hacen creer que saben cual es la salida. Cuida de tus oídos, de tus ojos y de tu boca, la mejor higiene empieza por ahí.
  • 132. Bueno, malo, estas dos palabras pesan sobre mi cabeza como una losa de diez toneladas, las usamos diariamente como moneda de intercambio para definir multitud de acciones, como si el uso de estos dos adjetivos diera el derecho a llevar a cabo o a negar el nacimiento de una acción, de una idea, de un sueño. ¿ Qué es bueno?, ¿ qué es malo?, Nietzsche ya lo dejó bien claro; bueno es todo aquello que acrecienta la vida, malo, todo aquello que la debilita. Muchas veces se define como malo aquella acción cuya consecuencia, resultado o desarrollo no sería soportado por el sujeto que la define así, protegiéndose con ello de algo que desconoce, impidiéndose a él o a los demás llevar a cabo algo que rompa con sus costumbres, con su conocimiento o con su nivel de valor. La mayoría de las vivencias casi nunca son malas, tan sólo no soportamos el que nos ocurran y les damos este apelativo, imaginándonos consecuencias de muy diversas índoles, cuya realidad la mayoría de las veces no va más allá de nuestra propia imaginación.
  • 133. En el fondo la piscina no está vacía, lo que ocurre es que no buceo lo suficientemente en ella.
  • 134. Contra la gente necia, los falsos, los criticadores, y en general, toda aquella gente cuya única meta es hacer la vida imposible a los demás, el mejor remedio para que su estancia no nos aparte de nuestro camino es comportarnos con ellos con la mayor y la más profunda de las indiferencias posibles. No nos preocupemos de la incidencia que tengan en nuestras vidas, el curso de este tipo de personas suele acabar desembocando en un precipicio, dejemos pues que sigan su curso.