Creciendo poco a poco os aprehendo,

es ahora cuando se forma casi todo mi ser,

cuando mi visión de las cosas empieza a posicionarse,

cuando el camino que durante tanto tiempo os habéis labrado,

se junta con el mío para guiarlo, enderezarlo y así acompañarme. 

 

Creciendo poco a poco os observo,

vuestras maneras, vuestros gestos, vuestras actitudes,

son mis constantes en estos primeros años,

ya no podéis vivir solo con vuestro egoísmo,

la obligación y la aventura de crear una nueva vida,

hace que la vuestra se expanda, madure y despierte,

mudando con ello la percepción de vosotros mismos para siempre.

 

Creciendo poco a poco os pregunto,

¿ya sabréis ahora el método para educarme?,

¿para mostrarme de una forma sincera vuestra experiencia?,

¿para ser conscientes del peso que tienen vuestras respuestas?,

¿para superar los problemas que por naturaleza se me plantean?,

¿para hacer realidad la tarea pendiente que os espera?

 

¿Ya habéis ordenado vuestra existencia para no desordenar a la mía?,

¿para dotarla de un significado y de un sentido?,

¿para no dejarla que vague sin rumbo por vuestro destino?,

¿para  que llegue el día que formado pueda yo hacer el mío?

Porque creciendo poco a poco yo os lo facilito,

dadme un mundo en el que pueda crecer en libertad,

aportadme cariño, ayuda, sin que yo os lo pida,

no me regañéis, no me peguéis, no me reprimáis,

enseñadme a superar todo eso por lo que os alteráis.                                      

 

Haced de mí alguien que viva, independiente,

que se conozca, que sepa dar lo que tiene,

enseñadme a quererme, a reconocer mis errores,

a enfrentarme a las circunstancias que hacen perderme,

haced de mí un ser de auténticos valores,

de los que se forjan su propio porvenir y su propia suerte.

 

Dadme un mundo en el que no se tema a la soledad,

que lo que prime sea lo que se está a punto de dejar atrás,

donde uno sepa diferenciar lo caduco de lo que no se acaba jamás,

donde acabéis definiendo a lo nuestro como la auténtica complicidad.

 

Ya que creciendo poco a poco os recuerdo,

que en vosotros voy a depositar mis inicios,

que vosotros y yo vamos a ser durante un tiempo los mismos,

que no soy un recipiente donde os despojéis de vuestros lances,

que es hora de que por fin me deis una buena base,

¿ya seréis capaces?

 

Alfredo Cuervo Barrero ©