Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema AFORISMOS.

AFORISMOS

 

* El ignorante suele opinar de todo para tapar su ignorancia.


* Una forma rápida de vencer la envidia sobre lo que el otro posee es conocer lo que cuesta mantener esa posesión.


* Uno entiende mejor a sus semejantes, por eso humaniza las pasiones para conocerlas mejor. 


* Hay personas que viven siempre de futuros porque el presente les devuelve continuamente una contradicción.

* Puedes ser de una forma que aún no sabes simplemente porque no has encontrado todavía las palabras para expresarte.


* Se suele olvidar pronto lo que uno dice pero no lo que uno oye, de ahí que nuestros recuerdos dependan más de terceros que de nosotros mismos. 


* Todo aquello que nace "a pesar de" tiene un gran valor añadido.


* Evita escribir para dos kilómetros cuadrados de ancho por dos días de largo.


* Sólo somos aquello que vemos y sólo vemos aquello que somos.


* Se puede hablar mucho sin decir absolutamente nada igualmente que se puede no hablar nada y decir mucho.


No hay comentarios. Comentar. Más...

AFORISMOS

* Nadie es culpable de ser como es, pero sí somos culpables de no ser como somos.

* Se habla para evitar la acción y se actúa para evitar hablar.

* Si deseas aprender no escuches las palabras de las personas, escucha sus acciones.

* Muchos adultos no parecen adultos porque nunca han sido niños.

* Tiene que llegar el momento en el que dejes de leer a los demás y empieces a leerte a ti mismo.

* Para que uno gane dinero otro tiene que perder dinero, y a nadie le gusta perder dinero, por lo que casi siempre hay que recurrir a trampas para ganar dinero.

* Una relación se formaliza cuando nadie ni nada es capaz de separar a dos personas, ni siquiera ellas mismas.

* Haz una prueba, pasea solo por un bosque, ahí verás si eres libre o no.

* Si realmente quieres saber lo que ha dicho alguien acude a la fuente no a los charcos de barro.


* Las personas que aún no han encontrado un fin en sí mismas usan como medios a los demás.


* Lo que se masifica se deteriora, aplíquese a lugares y a mentes.


* Existen dos tipos de personas: las que reaccionan ante el exterior y las que hacen reaccionar al exterior.

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

AFORISMOS


* Hay quienes necesitan crear necesidades porque necesitan creer que son necesitados.

* La inteligencia es simplemente experiencia.

* Las miradas han de proyectar futuros.

* “Yo soy yo y mis circunstancias”; lo malo es cuando mis circunstancias son más que yo.

* Primero vive lo que quieres escribir, luego escríbelo.

* El verdadero genio es genio en humildad, de ahí su genialidad.

* El deseo de atraer se vuelve conflictivo cuando uno es incapaz de retener.

* Poco valor tiene tu opinión sino afecta a la cosa opinada.

* No hablamos para oír la opinión de los demás sino para oír la nuestra.

* Si no le tienes miedo a la soledad no le tienes miedo a nada.

* Cambia de ambiente y cambiarás de opinión.

* Hay voces que no oímos a no ser que hablemos.

* Las reacciones grandes ante hechos pequeños son las que convierten en grandes a los hechos.

* Sabes que has vivido cuando nada de lo que te acontece a partir de ahora te sorprende.

* Al escritor que se le conoce por lo mucho que se escribe de él poco conocido es.

* Deja de buscar para encontrar lo que eres.

* Vivir no significa que te ocurran cosas, significa tener la capacidad para hacer que te ocurran.

* Si acabas reaccionando como quieres, te termina de ocurrir lo que quieres.

* Por desear continuamente más se suele perder lo que se tiene.

* Quien piensa en sí mismo no piensa en los demás, y eso suele molestar a los demás.

* Todo trabajador debería estar bien pagado por la simple razón de que no debería preocuparse del dinero sino del trabajo.

* Si evitas que alguien se caiga también le evitas con ello el conocimiento del dolor de la caída.

* No tengas tanto arraigo por las cosas ya que las cosas no tienen arraigos por ti.

* La consecuencia de que no te afecte lo que digan de ti los demás es que tampoco te afecta lo que digas tú de ellos.

* Elige muy bien a tus compañías, sus sombras te acompañarán siempre que estés solo.

No hay comentarios. Comentar. Más...

AFORISMOS

* El aburrimiento de unos produce el éxito de otros.


* El éxito te suele alejar más de tus fines que los fracasos.


* Es sencillo ser original cuando mostramos lo que tenemos en nuestro interior, simplemente porque cada uno de nosotros somos una originalidad.


* Gran paso es aprender a pasar de todo en su justa medida.


* Ser el máximo juez sobre uno mismo es el máximo grado de independencia.


* En la educación de un hijo se muestra el verdadero espejo de la personalidad.


* Los años pasan en balde, sobre todo para los que no se ocupan de llenarlo.


* El papel todo lo soporta, pero la realidad pone a cada letra en su sitio.


* En la educación de un niño deben primar las experiencias más que los dogmas.


* Fingir es recriminar a la realidad que no sea como queremos que sea.


* El peor favor que te puedes hacer al pasar delante de un aforismo es que lo hagas con prisas.


* Quedarte a mirar cómo duerme un niño es quedarte a mirar cómo la vida planea algo grande.


* La prueba final del amor: te quiero porque no me hace falta pensar en ti.


* Hacer creer delante de la galería lo que no eres dura lo que tarde alguien en pararse a ver un cuadro.


* Sentirse orgulloso de pertenecer a un grupo es convencer al orgullo para que no actúe.


No hay comentarios. Comentar. Más...

AFORISMOS

* Quien hace mal y es castigado por ello enseña a los demás la pena del castigo, ¿se podrá decir entonces que en cierto modo ha hecho un tipo de bien?

* Para que un buen libro sea tal debe valer más que su autor, y a veces eso este último no se lo perdona al primero.

* Para ordenar nuestro “desván” hay que poner atrás las cosas que no nos sirven y delante las que nos sirven, pero siempre sabiendo en todo momento dónde están cada una de ellas.

* Por lo general se dice lo contrario a lo que se piensa, es el precio del trato con los demás.

* Se suele diferenciar fácilmente a un hombre libre de uno que no lo es, el primero tiende a perderse en la Naturaleza, el segundo tiende a hacerlo entre los hombres.

*La imagen que ofrecen las personas no tienen más que lo que nosotros ponemos de ellas en nuestro espejo.

* Al alabar estamos diciendo al otro que es igual que nosotros, y eso no siempre sienta bien al otro.

* El egoísta antepone el interés propio al ajeno, el altruista hace lo mismo pero con una máscara de por medio.

* La acción de muchos no es más que la reacción ante otros.

* Quien vence al instinto de la sumisión vence al resto de instintos.

* Puede que haya una necesidad que esté por encima de las necesidades básicas: la necesidad de vivir rodeado siempre de testigos.

* De una ley económica: el valor de algo no está en lo que vale, sino en lo que los demás ofrecen por ello.

* Quien no cree en sí mismo, tiene que creer en algo ajeno a él.

No hay comentarios. Comentar. Más...

AFORISMOS

  

245. Lo malo que tiene el trabajar para un familiar o para un conocido, es ver cómo las experiencias del trabajo, sobre todo las hostiles, no se zanjan en el trabajo (situación que ocurre con las personas con las que solamente se coincide en éste), sino que salen fuera de la esfera laboral para interrumpir en las emociones y en las percepciones personales. Así cuando surge un problema o una consecuencia, las comunicaciones se vuelven más graves, las palabras más afanosas, los tonos más fuertes, se mezcla el sentimiento hacia esa persona (más intenso cuanto más cercana) con la necesidad de ser exigente, rudo, serio, para poder así solucionar el problema surgido; puede que entonces no se controle lo que se dice, lo que se hace, y salgan a flote más argumentos de los que serían necesarios para dilucidar la cuestión presentada, así donde antes había confianza ésta se trunca de repente en distanciamiento, en resentimiento, y con ello lo que era una relación sana en  lo particular  pasa a ser una relación tensa en lo profesional, desbarajustando sin solución sencilla el primer estado. Cuando se dice que no hay que mezclar el mundo personal con el mundo laboral se alude a que ambos mundos se basan en conceptos muy distintos, y cuando hay problemas y se quieren solucionar, en vez de acabar usando el primero para fortalecer al segundo, se suele acabar procediendo al revés, encontrándonos con ello a una nueva situación, y no  precisamente la que estábamos buscando.

246. El que uno haya escrito un cantidad ingente de páginas o haya expuesto una gran suma de discursos no es sinónimo de que haya depurado una gran cantidad de pensamientos.

247. Uno enseguida se da cuenta de cuál no es su sitio; es aquél en el que se deja llevar o por las situaciones o por las personas.       

248. El crear personajes ficticios para que digan lo que tú no te atreves a decir y hacerles vivir lo que no te atreves a vivir, es un buen recurso para  jugar al escondite con tu propia vida.

249. Quien no sabe apreciar el amor que le dan quienes están a su lado, no merece ser amado.

250. Hay personas cuyas palabras están muy por encima de sus capacidades, son las que cuando hay que actuar, siguen hablando.

251. También las personas pueden llegar a ser una adicción, y como toda adicción tenemos que aprender a administrárnoslas en dosis soportables, sino queremos ser absorbidos por nuestra "adhesión".

252. Hay cierto tipo de escritores que tratan a sus lectores como si estos últimos fuesen imbéciles, o por usar una palabra más técnica, subnormales. Son todos aquellos escritores que tratan de convencer en sus obras que, leyendo lo que en ellas se desarrolla, se consigue lo que ellos mismos pretenden conseguir: recompensas, felicidad, suerte, reconocimiento...Cuando leo por parte de un autor que siguiendo un camino A llego a un punto B y así conseguiré tener C, cierro ipsofacto su libro, lo dejo en una esquina de la librería, y miro el nombre del iluminado mientras le dedico una ligera y maliciosa sonrisa.

253. Quien no sabe convivir con la fama mejor que no se acueste con ella.

254. Por la enfermedad de unos pocos es por lo que más han sufrido muchos.

255. Hay que tener más fortaleza para saber sobrellevar un éxito que para saber sobreponerse de un fracaso.         

256. El silencio de un autor nos puede indicar que o bien, todavía no ha encontrado las palabras necesarias con las cuales se quiere expresar, o bien que ha intentado explicar ya tantas cosas, que necesariamente se ha quedado sin palabras

257. No escribir sobre lo general, escribir sobre lo particular e individual, para hacer lo primero ya están los demás.

258. Te ahorrarías escribir más de una palabra superflua si antes de iniciar la tarea hicieras una hora de ejercicio.

259. Las personas que no siguen su camino suelen interrumpir el camino de los demás.

260. Las personas débiles atacan siempre a las personas, las fuertes atacan siempre a la vida.

261. La inspiración es un estornudo en medio de un resfriado.

262. Quien habla demasiado sólo logra hacer recordar al que tiene delante el aburrimiento que él mismo pretende olvidar.

263. El que se esfuerza en crear una opinión ficticia de su persona en los demás corre el peligro a la larga, de no volver a tener una opinión propia de la realidad de su persona.

264. Las huellas más profundas sólo se dejan en las arenas más blandas.

265. Se podría decir que cuando soñamos nuestro subconsciente intenta dar una lección a nuestro consciente con todo aquello que se le pasa de largo, con todo aquello que no es capaz de captar, con todo aquello que este último no puede o no se atreve a explicarse; pero no siempre el subconsciente tiene "la razón" para dar estas lecciones, y en su intento por estar siempre activo en los sueños, puede llegar a confundir e incluso a dañar a quien precisamente pretende enseñar. Por eso hay ciertos sueños que no me agradan en absoluto, como los que te hacen  recordar a personas o te hacen vivir situaciones que hace tiempo formaron parte de tu vida, pero que en la realidad presente éstas están ausentes, teniendo uno ya a otras personas y a otras circunstancias en su lugar. El desagrado no viene ocasionado por el mero hecho de recordar en sí, sino por la pretensión de desear tener a causa del recuerdo lo que ya se tiene, es decir, por escenificarme el sueño lo que vivo y lo que tengo pero con otros sujetos, con otros objetos, con otros lugares, con otros tiempos. A priori me podría insinuar que en el fondo no estoy satisfecho con lo que vivo y con quien vivo, y por ello esa parte que sospecha algo suelta sus elucubraciones en el lugar en el que más indefenso me puede encontrar, en los sueños, mostrándome qué es lo que viviría o qué es lo que sentiría si estuviese con tal persona, si tuviera tal cosa, si estuviese en tal lugar... en definitiva, parece ser que lo que me reprimo por un lado sale al interior por el otro. Pero llega un tiempo en el que uno también es consciente de sus sueños, y por ende no le gusta soñar todo lo que sueña, y ante ciertos sueños uno no se conforma con sentir inquietud, sino que al despertar y rememorar lo que se acaba de "vivir" se critica lo soñado ante uno mismo, y se habla como quien regaña a alguien que en el fondo no ha hecho nada, pero que se intuye que tarde o temprano puede llegar a hacerlo.

266. Todo aquél que tenga una habilidad especial no solamente tiene el derecho a usarla, sino que además tiene la obligación de hacerlo.

267. Cuanto mayor conocimiento y curiosidad tengamos para profundizar en las grandezas de determinadas capacidades del ser humano, (de sus conductas estoicas, de sus aptitudes firmes, de sus emociones intensas...), mayor será también nuestro conocimiento (¿y curiosidad?) de los aspectos más bajos y viles que habitan en esas mismas capacidades; el peligro de llegar a conocer algo es que también podemos llegar a conocer a su contrario.

268. De la misma forma que muchas veces tiene que venir alguien de fuera para redescubrirnos el lugar en el que vivimos, así muchas veces necesitamos de la acción de los demás para descubrirnos a nosotros mismos, aunque esto no debería ser ningún cumplido.

269. Una conversación debería ser una buena oportunidad para conocer a la persona que tenemos delante, y más todavía, para conocer mejor a quien esa misma tiene en frente.

270. El mejor regalo que nos puede ofrecer un escritor es obligarnos a guardar cinco minutos de silencio tras haber terminado de leer su obra.

 

           

 

 

 

 

 

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

AFORISMOS

 

226. Llegada a cierta edad tenemos que saber elegir nuestras opiniones, sino queremos que éstas sean meros troncos navegando a la deriva por las olas de la "comunicación global".

227. Sino ayudas a que la otra persona aprenda a ayudarse por sí misma tu ayuda no servirá para nada.

228. La falta de disfrute en la vida personal está vinculada directamente a la necesidad de disfrute en la vida pública.

229. No despilfarres las palabras ya que con cada palabra con la que te expresas pierdes una parte de ti, ésa que precisamente quieres ganar.

230. Estáte más agradecido con quien te insinúe las preguntas más prácticas que con quien te ofrezca las respuestas más valiosas.

231. El no hablar de ciertos aspectos de la vida humana puede parecer a veces una muestra de ignorancia, aunque más bien la mayoría de esas veces debería ser una muestra de la lograda superación personal.

232. Juzgar lo que otros han hecho consiste simplemente en delatar lo que tú no te atreves a hacer.

233. Las únicas opiniones que se han de tener en cuenta son aquellas que constatan el resultado de una experiencia; así, para tener una opinión sobre la música, se debería haber hecho por lo menos alguna vez una canción, para opinar sobre un libro se debería haber rellenado alguna vez por lo menos una hoja en blanco, para tener una opinión acerca del amor se debería haber perdido alguna vez a alguien querido; desafortunadamente la mayoría de las opiniones constatan más una ausencia que una experiencia.

234. Dejemos a los que prefieren tomar cafés a solas consigo mismos mientras no nos molesten a los que preferimos degustar el agua fresca de las fuentes, para paladear así sin distorsiones la variedad de sabores de la vida.

235. Hay personas que se cuidan mucho de lograr, no sólo que te guardes una imagen continua de ellas cuando están junto a ti, sino también cuando éstas están en ausencia de ti. Suelen ser personas muy gesteras, que acompañan su discurso con risas estrambóticas y repiten por partida doble (o triple) sus pensamientos; quieren con ello no sólo estatizarse en tus oídos sino también en tus ojos, con la intención de que el momento que están viviendo sea su momento (ya que en todo momento quieren tener sus momentos). No soportan el silencio y usan a las compañías como medios para liberarse de sus preocupaciones, suelen ser personas "monotemas" que no escuchan lo que se les dice, sino que esperan a que el interlocutor acabe para simplemente poder decir algo ellas de nuevo. Lo que prima en un primer lugar con este tipo de gente es el físico, su físico, para después pasar a hacernos escuchar sus cotidianas vidas. Cuando están con alguien con quien tienen una conversación suelen vivir en el pasado, no crean circunstancias nuevas sino que se conforman con relatar las ya acontecidas; en definitiva, hay personas que viven para no dejar vivir.

236. Cuando coincidimos o aparece en nuestra mente la idea de que alguien es más inteligente que nosotros y esta idea nos impide resolver el problema que se nos plantea, no debemos perder de vista que lo que importa en ese instante es crearnos la capacidad para; no sólo darnos cuenta de que la experiencia de encontrarnos con ese problema, es la que nos va a permitir resolver en un futuro próximo (si no somos capaces de hacerlo en ese instante) problemas similares, sino la de ir abandonando poco a poco la costumbre de imaginarnos lo que el otro es capaz de hacer,  para centrarnos en recordar situaciones parecidas que hayamos tenido, las cuales nos ayuden a resolver dicho problema; la inteligencia no consiste más que en tener la facultad de hacer buen uso de las  experiencias que nos ocurren.

237. Puede ser que de vez en cuando un aviso inesperado, una imagen sinuosa, una cara parecida, te hagan volver a abrir puertas que ya creías cerradas, a volver a lugares que ya creías abandonados, a oír voces que ya creías silenciadas; es el regreso de situaciones, ambientes, personas que creías que nunca más iban a regresar a ti, pero que la casualidad ha hecho que de nuevo aparezcan en frente tuyo. Suelen aparecer entonces emociones que en su día quedaron ocultas, pensamientos que no se expresaron, palabras que no se dijeron, acciones que no se llevaron a cabo, aprovecha ese momento; es la segunda oportunidad que tanto estabas esperando.

238. Las personas fuertes siempre sueltan alguna ingeniosidad en medio de las desgracias.

239. Una mala voluntad poco puede hacer si de por sí no es acompañada por el tumulto de otras malas voluntades, por lo tanto: cuando juzgamos a una persona tenemos que tener cuidado de no ser simples en nuestro juicio, y tener en cuenta que la acción a la que juzgamos, es el resultado de la combinación de muchas otras acciones que la siguen  por detrás.

240. Vuelvo a leer escritos que salieron de mi mano hace años y sigo opinando lo mismo que lo que ahí está escrito... ¿Plasmé en su día buenas ideas o es que mi vida no ha cambiado nada desde entonces?

241. Lo único que hace verdaderamente el escritor cuando escribe es formarse a sí mismo.

242. Las dos formas de participar en la vida: hacerlo desde dentro o desde afuera de ella.

243. El que mucha gente hable de lo que uno ha hecho no quiere decir absolutamente nada; sólo significa que has hecho algo que los demás pueden explicar.

244. Por vez primera me estoy enfrentando a mi obra y de momento va ganando ella, porque... ¿Soy yo quien hace el libro o es el libro quien me hace a mí?

 

 

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

AFORISMOS

 

212. Hablar sobre ciertos temas exige tener un tacto muy delicado, y callar sobre otros lo exige aún más.

213. Por muy grande que sea un planeta éste siempre gira alrededor de una estrella.

214. No hay que confiar mucho en las personas que, cuando entablamos una conversación con ellas, sueltan muy de vez en cuando esa "tos involuntaria" después de cada argumentación, es como si quisieran expulsar fuera de sí algo que les incomoda, que les sabe mal, es el aire que se les escapa intentando contrarrestar la inseguridad y la precariedad de sus palabras.

215. Soportar las excepciones es la prueba definitiva de toda situación, como bien lo saben todos  los buenos amigos, todos los buenos profesores y todos los buenos amantes.

216. Se dice de los hombres que siempre están pensando en lo mismo, al igual que las mujeres. Dejando de lado el significado del verbo "pensar" en esta frase, diremos que ambos no hacen más que seguir muy obedientes las leyes naturales impresas en sus instintos. En los primeros la Naturaleza se ha cuidado muy bien al hacer que éstos no se olviden nunca de continuar con la estirpe (forjando por ejemplo el instinto sexual con fuego en su interior) y en las segundas ésta se ha cuidado muy bien al dotarlas de armas para conseguir lo mismo (concediéndolas, por ejemplo, esa especie de poder y atracción que con el tiempo han de saber explotar),  ésta es la base más simple y precaria de los instintos, y es ahí por donde deberíamos empezar a educarlos bien sino queremos convertirnos en meras marionetas de ellos.

217. A quien no le gusta hablar de si mismo en una conversación usa una treta muy ingeniosa siempre que puede, adelantarse oportunamente a la hora de preguntar.

218. Lo pasa mal quien sabe que es mucho y sabe que aparenta tan poco. Es cierto que a veces nos colocamos en lugares en los que podemos ofrecer de nosotros mucho más de lo que ofrecemos, de dejar una huella más profunda de la que dejamos, en los que la mayoría de nuestras fuerzas se malgastan en reprimir la fuerza que podemos exteriorizar. Al alejarnos de ahí la consecuencia de ello es que tenemos una imagen bastante desilusionada y pobre de nosotros mismos, quedándonos una sensación  de amargura y de tristeza , sin darnos cuenta de que, en el fondo, la mayoría de las veces, quien poseía la amargura y la tristeza era el propio lugar.

219. No hay nada más triste que no ser consciente de los momentos agradables que te están ocurriendo por estar imaginando los momentos agradables que te podrían ocurrir.

220. También tenemos nuestro derecho a no querer que nos ocurran ciertas cosas, a no querer conocer a ciertas personas, a no querer estar en determinados lugares, y cuando la vida nos vulnera estos derechos siempre nos queda nuestro derecho a poder pasar de largo.

221. Hay escritores que cuando mejor escriben es cuando pueden responder ante lo que dicen los demás, de hecho, hay escritores que sólo escriben cuando ocurre esto.

222. Los mejores psicólogos no son los que están encerrados entre cuatro paredes, sino aquellos que viven a pie de cañón, los que no se creen tan importantes como para decir a los demás lo que tienen que experimentar, hacer o sentir, sino los que experimentan, hacen y sienten, son aquellos que han aprendido muy de sobra por quien doblan siempre las campanas.

223. Al encontrarnos a un viejo amigo al que no vemos desde hace mucho tiempo sucede como cuando recordamos nuestra infancia, sabemos que un día la vivimos pero que hemos cambiado tanto desde entonces que apenas nos reconocemos ya con su recuerdo.

224. No te esfuerces en ser mejor que alguien, a los dos os esperan caminos muy distintos.

225. A. El hombre debería opinar sobre todo lo que es opinable.

        B. Mientras sea con sus propias opiniones...

        A. ¿Acaso no lo son siempre?

        B. No lo sé, tú qué opinas.

 


AFORISMOS

 

 

201. El que piensa que los demás continuamente están pensando en él es que no piensa en absoluto.

202. El verdadero valor no consiste en juzgar sino en llevar a cabo la acción.

203. El alterarnos por lo que nos dicen o nos hacen los otros es una concesión que no les debemos regalar, sobre todo cuando éstos cobran, ya sea en dinero o en satisfacción, por hacer que nos alteremos.

204. A veces es necesario que se derrumbe nuestro castillo de valores para darnos cuenta de la frágil base en la que éste se sustentaba, no hay que tomar como un castigo de la vida a este día ni esperar que ocurra solamente una vez, no depende de nosotros la aparición de los intensos vientos ni de los miles de movimientos que pueden hacerlo caer, puedes levantarlo cada vez más fuerte o puedes hacerte de piedra para creer que no va a volver a suceder, nada de lo que se yergue se mantiene para siempre de pie, cuando antes lo aprendas antes te conseguirás reponer.

205. No hay nada que hacer contra quien aprende a vivir a solas consigo mismo.

206. Es importante que logremos conseguir una unión entre nuestros actos internos y nuestros actos externos. El pensar una cosa y el hacer otra distinta, el desear que ocurra un momento y reprimirnos en el instante en el que éste ocurre, el tener una opinión acerca de algo y hacerla diferente una vez que la exteriorizamos... en definitiva, el llevarnos la contraria cada vez que queremos hacer o enseñar algo de nosotros es lo que provoca la incesante vacilación en la mayoría de nuestras intenciones. Las apariencias, los disimulos, las carcasas sólo son un reflejo de esta falta de unidad, de esta falta de valentía para mostrar lo que realmente somos, en la historia sólo existe un embaucado y es precisamente el que se cree embaucador.

207. La forma más sencilla de creernos importantes y encontrarnos bien es hablar siempre de nosotros mismos cada vez que nos encontremos en compañía, así cumplimos nuestro objetivo por partida doble, al obligarnos a estar constantemente reviviendo nuestra vida y al evitar con ello el interiorizar lo que más nos incomoda, la vida de los demás.

208. Si tengo a mi jardín para qué quiero un bosque.

209. A. Sigues igual que siempre, no has cambiado nada.
         B. Je, una sutil forma de decir que el que no ha cambiado has sido tú.
         A. Me he cansado ya de ella, ha dejado de ser interesante para mí.
         B. Je, una sutil forma de decir que no sabes redescubrir lo que tienes.
         A. Nadie en este mundo me comprende, estoy destinado a estar solo.
         B. Je, una sutil forma de decir que no sabes ver más allá de ti.
         A. Lo difícil de hoy en día no es ser conocido, es ser anónimo.
         B. Je, una sutil forma de decir que no sabes ni qué decir.

210. La mayoría de las veces necesitamos sentir que los demás nos sienten para saber qué sentimos.

211. No puedo olvidarme de ti ya que lo que tengo de ti en mí nada tiene que ver con la memoria, si has formado una vez parte de mi vida formas parte de mi progreso y de mi incertidumbre, los que intentamos olvidar no hacemos más que recordar dos veces al rememorarnos de nuevo lo que sucedió y lo que no sucedió, y no precisamente en ese orden.


AFORISMOS

 

191. Al final todo se resume en saber organizar tus días, tus emociones y tus afinidades.

192. "Hago lo que tú no eres capaz de hacer y por eso me mandas que lo haga", tener este pensamiento cuando nos sintamos avasallados en nuestro trabajo es un buen método para dar nuestra importancia a la tarea que llevamos a cabo y quitársela a quien nos obliga a hacerla.

193. Intento no pensar en lo que piensan los demás, no soy tan vanidoso.

194. Voy conduciendo mi coche y me encuentro a otro aparcado en doble fila, doy los intermitentes para adelantarlo y miro por el retrovisor al conductor del vehículo que viene detrás, éste me pone una cara como queriendo decir, "no hace falta que des los intermitentes, ya he visto que hay un coche aparcado en doble fila" a lo que yo pienso, "no doy los intermitentes por ti, los doy para hacer saber al conductor del coche aparcado que voy a adelantarlo". ¿No actuamos casi siempre de esta forma, pensando que lo que ocurre delante de nosotros ocurre por nosotros, cuando en el fondo no somos más que meros espectadores ansiosos de que ocurra algo?

195. Al que vive de la desdicha de los demás le interesa que los demás sean desdichados.

196. Cuando más peligro corremos de quedarnos atrapados en nuestra propia sombra es cuando emitimos más luz.

197. La prepotencia que tenemos a la hora de relacionarnos con los demás es inversamente proporcional a la seguridad que sentimos cuando los demás se relacionan con nosotros.

198. Sino eres capaz de mejorar lo que ya has hecho es porque no eres capaz de apreciar los pequeños fallos que tu obra esconde.

199. Muchos escribimos pensando en que lo que escribimos tiene que ser reconocido por los demás, presuponemos la idea del éxito antes de que éste suceda imaginando que la opinión del otro es lo que hace que nuestra obra sea algo valioso, algo trascendente, algo perenne. Este pensamiento acaba cuando empezamos a meditar sobre si los "jueces" de los que tanto dependemos son aptos para emitir sus juicios acerca de nuestra obra, si verdaderamente su opinión tiene tanta importancia como para poder modificar nuestras actitudes, nuestro verdadero libre albedrío comienza cuando no necesita ser ni verdadero ni libre.

200. Todo esto no es más que un ensayo para el auténtico examen real de nuestra vida, ¿no sabéis cuál es?, su preparación dura nueve meses.

No hay comentarios. Comentar. Más...

AFORISMOS

181. No tienes que denigrar el nombre de los demás, tienes que reforzar el tuyo.

182. Éste se pavonea del coche que tiene, ésa de la casa que ha comprado, aquél de cómo viste, ésta de lo que gana con su trabajo, ése de los sitios en los que ha estado, aquélla del cuerpo que ha logrado, y en el fondo ninguno de ellos ha creado nada de lo que alardean. Qué ridículo resulta ese sentimiento de superioridad que poseen cierto tipo de personas en comparación con lo que deben sentir los ingenieros, los arquitectos, los diseñadores, los empresarios, los líderes, los cirujanos...en definitiva, todos aquellos que crean lo que los demás usamos, y sin embargo (aunque en todos los ámbitos hay pavos y pavas)  los que más derecho tendrían a fardar de lo que tienen no lo hacen, porque los verdaderos hombres y mujeres no necesitan demostrar nada a nadie, ése es el primer síntoma de su libertad, y como creadores que son sólo sienten una única cosa por todo aquello que hacen, un profundo y satisfecho respeto, ése el segundo síntoma de su libertad, y saben que su tiempo y su vida no son ninguna mercancía y les aturde la mera idea de tener que depender de las opiniones, de los ojos y de las concesiones de los demás, ése es el tercer síntoma de su libertad.

183. Cuando mejor escribe uno es cuando acaba de leer a un autor que le emociona, es el desahogo por acabar de tener con él una agradable conversación  o una acalorada discusión.

184. A veces exigimos demasiado al resto del mundo, eso es porque les pedimos que nos den lo que nosotros no somos capaces de darnos.

185. Intento que mi vida esté a la altura de lo que quiero escribir, pero mi vida es muy estrecha, igual de estrechos son mis escritos.

186.  Ninguno de los personajes famosos serian tales sino fuera porque tienen a un tercer personaje interesado en que lo sean.

187. Tenemos un pequeño problema con nuestra vida cuando llevamos a cabo todos nuestros actos como si los demás nos estuvieran observando.

188. El peligro que pueden tener todos aquellos que dan es el de no saber parar a tiempo, más de una vez nos hemos llevado una pequeña desilusión porque no nos hemos sentido correspondidos por nuestra pequeña  "caridad", la mayoría de las veces el error no está en los otros, el mero hecho de dar para esperar recibir es ya una falta de honradez, no hay que exigir a los demás lo que nos hemos exigido a nosotros mismos, sobre todo cuando esa exigencia, en el fondo, es por propio interés.

189. Podemos resumir las etapas del ser humano en dos, una, es la fase en la que éste transcurre sus días preocupándose solamente de sí mismo, en la que necesita protegerse de lo de afuera porque no tiene asegurado lo de dentro forjándose un muro de prepotencia y altanería, esta fase la conocen muy bien todos los buenos egocéntricos y todos los buenos dictadores que, al no conocer más que su propia experiencia piensan que ésta es universal,  y que como tal tiene que ser reconocida y asimilada por el resto de los seres humanos, podríamos denominar a esta etapa como " o haces lo que yo digo o sino me cabreo". A años luz de ésa está la otra fase en la que el ser humano transcurre sus días preocupándose simplemente de sí mismo, es una fase en la que ya ha superado la creencia de que cuando por ejemplo se actúa para los demás se hace pensando en los demás, sabe perfectamente que con  ello lo único que se busca es el bienestar propio, y sabe perfectamente que es a partir de este bienestar propio como se puede conseguir el bienestar ajeno, esta etapa la conocen muy bien todos los buenos amigos y todos los buenos padres que, al no ser falsos consigo mismos siempre intentan buscar lo mejor y más provechoso para sus vidas y por ende para las vidas que les rodean, podríamos definir a esta etapa como " o hago lo que yo digo o sino me cabreo".

190.  A- Sólo escribe lo que piensa, pero no sé qué es lo que hace, qué es lo que le gusta, cuál es su día a día, me pone nervioso el no poder catalogar a la gente y él no se deja, en el fondo no sé nada sobre él.

         B- Dices que no sabes nada sobre él y le conoces mucho mejor que a mucha gente que tienes a tu lado, sólo muestra lo que le parece interesante mostrar, y tienes razón en pensar  que no se deja catalogar, es de los que opinan que su vida sólo ha de importar a quienes le importan a él, al resto, lo único que les ha de importar es su obra.

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

AFORISMOS

168. Que cada minuto de tu vida esté enfocado a un fin.

169. El querer hacer que los demás vivan lo que nosotros vivimos es el súmmun de la vanidad.

170. Si somos selectos a la hora de elegir lo que queremos leer también lo seremos a la hora de elegir lo que queremos escribir.

171. Empezamos a dominar nuestras vidas cuando dejamos de reaccionar ante los hechos de forma dramática e impulsiva y  comprendemos que todo lo que nos ocurre en todos los momentos de nuestra vida nos está ocurriendo para ser nosotros mismos los vividos, para demostrarnos lo que hasta ahora hemos vivido. La vida no es gratuita, el precio que nos impone es que seamos nosotros mismos, lo demás, son timos.

172. Cuando alguien me da consejos me suelo hacer las siguientes preguntas, ¿ya habrá vivido lo suficiente esta persona para aconsejarme lo que me está aconsejando?, ¿ya comprenderá realmente lo que le digo y ya sentirá realmente lo que siento para creer que sus consejos me servirán de algo?, ¿ya habrá elegido realmente las palabras correctas, recordado los momentos idóneos, barajado las diferentes posibilidades para saber que lo me aconseja es lo que me conviene? Los consejos suelen ser lecciones dictadas con la mejor intención, aunque no quede probado que quienes nos los dictaminan sean personas aptas para ello.

173. No pierdas el tiempo con la gente que no sabe querer.

174.  Mi malestar conmigo mismo no se debe a lo que dices, se debe a que he dejado que mis oídos escuchen lo que dices.

175. Ineludiblemente llega el momento en el que tenemos que deshacernos de todas las voces que habitan en nuestra cabeza: las voces de nuestros viejos amigos, las voces de nuestros padres, las voces de nuestros recuerdos, las voces de nuestros miedos... deshacernos de todas ellas para dejarnos una única voz, una voz que nos hable con un tono más claro, que se escuche con un sonido  más claro, una voz que siga una dirección, nuestra dirección. Cuando la hayamos sabido seguir entonces será el momento en el que demos una bienvenida nueva a las otras voces, y esta vez, teniendo el cuidado de escucharlas como se merecen.

176. Muchas veces creamos los problemas antes de que éstos sucedan simplemente por el hecho de hablar sobre ellos.

177. Siempre es el padre quien aprende del hijo al igual que siempre es el profesor quien aprende del alumno, porque sólo enseñando lo que sabemos aprendemos a ser conscientes de lo poco que sabemos, sólo enseñando aprendemos a enseñar más y mejor y así saber de lo que estamos hechos. Enseñando se aprende más de lo que se enseña, porque se da una vez y se recibe dos, se aprende más de lo que uno sabe y de lo que uno no sabe.

178. Es hora de sustituir para siempre la idea de "los demás" por la idea de "los nuestros", de desterrar para siempre "el qué pensarán" por "qué es lo que yo pienso", de liberar al "no me atrevo" por "es lo que yo quiero", de incluir al "siempre es lo mismo" el "ahora voy a aprovechar mi tiempo".

179. La penosidad de una tarea es inversamente proporcional al grado de fortaleza que tengas en el momento de acometerla.

180. Pienso que es necesario que en alguna etapa de nuestra vida nos sintamos realmente solos, que nos obliguemos a no necesitar a los demás ni para divertirnos, ni para seguir nuestro camino, ni para elegir nuestros motivos. Solamente cuando hemos superado todo esto seremos capaces de interiorizar otro significado de la palabra "soledad".

 

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

AFORISMOS

151. No me preocupa el tener la capacidad suficiente para crear nuevas obras, me preocupa el no tener la capacidad suficiente para desembarazarme de las que ya he creado.

152. Los espejos son los sustitutos de la imagen interior, sobre todo para quien no tiene imagen interior.

153. La crítica es ese eco que rebota constantemente en tu orgullo hasta que tu voluntad se encarga de ajustarle las cuentas.

154. Para que luego no me vengas con cuentos, si quieres vencer a un vicio, no te pongas delante de él.

155. Nos empezamos a dar cuenta de la separación de nuestros amigos cuando dedicamos más tiempo a contarnos nuestras vidas que a participar juntos en ellas.

156. No basta con saber hacer las cosas, también hay que tener los medios para poder hacerlas.

157. El peligro de publicar lo que uno escribe es que al final en tu mente acaban predominado los escritos que crees que quieren leer sobre los escritos que tú te quieres leer, esto es algo en lo que uno también ha de superarse.

158. La mayoría de los grandes personajes son más personajes que grandes.

159. El peor remedio que puede darse un enfermo es el ver a su enfermedad como algo normal.

160. La forma más simple y más vieja de sentirnos contentos con nosotros mismos es juzgar siempre a nuestra sociedad, ya que nuestro ego se queda desahogado al dirigirnos a todo el mundo y nuestra conciencia se queda tranquila al no recibir contestación de nadie.

161. Prefiero quedarme con lo que siento cuando escribo que con lo que escribo (aplíquese a todos los campos de la vida).

162. A. ¿Y le dejas cruzar solo la carretera siendo tan pequeño?

        B.  Lo que me importa es que se ha atrevido a hacerlo, y cuando ha visto que le era imposible realizarlo no ha tenido ningún reparo en mirar atrás y pedir ayuda.

163. La fidelidad se demuestra en los momentos en los que no eres fiel a ti mismo.

164. El odiar a alguien es darte poca importancia.

165. Una de las frases más sicalípticas que he pensado jamás: "solamente quería estar un rato contigo, pero ya me he curado".

166. A. Si escribe lo que escribe, imagínate lo que llegará a pensar, imagínate lo que llegará a sentir, imagínate lo que llegará a soñar.

        B. Si escribe lo que escribe que se imagine lo que va a hacer, que de tanto pensar, sentir y soñar se va a difuminar.

167. Después de tantos años me alegra comprobar que aunque hemos cambiado aún nos seguimos reconociendo.


AFORISMOS

 

135. A quienes menos conocemos son a los que están más cerca de nosotros.

136. A la hora de leer habría que hacerse las siguientes preguntas: ¿qué es lo que querría decirnos el autor con su escrito?, ¿qué es lo que nos dice realmente? y por supuesto ¿qué es lo que no nos dice?

137. Nunca dejes que nadie te quite tu alegría porque es el bien más preciado que tienes,nunca dejes que nadie te quite tu ilusión porque es el apoyo que más fuerte te sostiene y nunca dejes que nadie te quite tu personalidad porque definitivamente es la cualidad que más te ha costado encontrar.

138. Para ir a ninguna parte vas demasiado deprisa.

139. Y pensar que existen personas que no son capaces jamás de salir de sí mismas...

140. Donde esté una buena conversación que se quite un buen escrito.

141. Envidio a los grandes hombres y mujeres que tienen la capacidad de luchar para labrarse su camino sin dejar que las malas hierbas les hagan desviarse de su recorrido, siguiendo siempre  adelante a pesar de la niebla y los vientos fríos, los baches y las desviaciones repletas de señales falsas para confundirlos. Envidio a los grandes hombres y mujeres que se conocen a sí mismos aprendiendo así a conocer a los demás, sabiendo que los más difícil de aprobar en esta vida es la lección de forjarse y crearse la imagen real y completa de sus personas sin distorsiones y sin sombras. Envidio a los grandes hombres y mujeres que saben vivir sus vidas de una manera profunda y emotiva, aumentando siempre sus perspectivas, ampliando siempre sus oportunidades, corrigiendo sus errores, descubriendo los medios para alcanzar aquello que quieren. Envidio a  los grandes hombres y mujeres que al final se encuentran, y aprenden mutuamente, y cooperan, y mejoran, y miran juntos con ojos cómplices y decididos al futuro que transforman.

142. ¿Merece la pena escribir sobre algo cuando tu vida no tiene nada que ver con ese algo?

143. El aforismo es el medio por el que se expresa el momento que se está viviendo a sí mismo con las palabras justas y necesarias, ni más ni menos.

144. Cada vez soporto menos a la gente que siempre tiene algo que decir, a ese tipo de "todólogos"  que nunca dejan que el silencio también tenga su oportunidad para poder expresarse.

145. Simplemente escribimos para decir lo que nunca decimos.

146. La forma más sutil de autoengañarnos: recordar algo que no hemos vivido como si lo hubiéramos hecho, inventándonos las consecuencias más idóneas y creyéndonoslas.

147. A- Él se enfrenta a sí mismo.

        B- No me extraña entonces que no tenga ningún miedo a los demás.

148. Cuando cortamos nuestra relación con alguien no solamente estamos dejando a esa persona sino  también a todo lo que la rodea, a saber, a su familia, a sus amigos, a sus circunstancias,  a su evolución... cuando hemos conseguido cierta profundidad en nuestra relación con ella irremediablemente todo esto forma parte de nosotros, de ahí que romper con alguien pueda a corto plazo acarrearnos un dolor más grande del que nos hubiéramos imaginado en un principio. Cosa distinta es que no hayamos conocido nada de esas otras vidas que forman parte de la vida de esa persona, por lo que lógicamente  hemos estado  muy lejos de  llegar a conocer realmente a quien creíamos conocer demasiado.

149. A- ¿A dónde vas solo?

        B- A donde mis piernas me quieran llevar, hoy no tengo ninguna meta que alcanzar, hoy no tengo ninguna prisa, ni es pronto ni es tarde para nada, durante un buen rato me olvidaré completamente de mí mismo, hoy no tendré ninguna importancia, sólo me dedicaré a observar y a escuchar. A observar a aquel al que mis ojos no están acostumbrados a mirar, a ese tipo que al estar detrás no se deja espiar, a ese tipo que vive la vida como si nunca se le fuera a acabar, a observar cómo actúa, cómo reacciona, cómo gesticula, como se desenvuelve en el medio en el que está. A escucharle cuando no habla, cuando no se aclara, cuando se tapa los oídos ante la menor resonancia, cuando finge que sabe y no sabe que finge, a acompañarle un momento sigilosamente cuando se rodea de  su extraña soledad.

 

 


AFORISMOS

  • 1. Ojos que no ven, imaginación que se encarga de ello.
  • 2.Si la ola no consigue arrancar la roca al menos que se lleve su propia espuma.
  • 3.Antes era dar, ahora es ceder.
  • 4.Cuanto más alto subas más bajo caerás, pero más capacidad tendrás para volverte a elevar más rápido - y más alto-.
  • 5.Elige tus pensamientos, elige tus emociones, elige tus actos, elige tu forma de ser y entonces habrás elegido tu vida.
  • 6.Lo difícil no es aprender a escribir bellamente, sino aprender a pensar de una forma bella.
  • 7.Un amigo es aquel que me obliga a desenmascararme a mí y me deja desenmascararle a él.
  • 8.La meta en la vida consiste en vivir al revés, llegar joven a la madurez, tender en la madurez a la juventud y vivir en la vejez como en la infancia.
  • 9.No veneres demasiado a la luna, recuerda que sólo la ves porque el sol le cede su luz.
  • 10. Es mucho más difícil y duro obedecerse a uno mismo que obedecer a los demás.
  • 11. La culpa no es tuya porque me hayas hecho daño, ha sido mía porque no he sido capaz de soportarlo.
  • 12. Nadie tiene derecho a alterar tu estado de ánimo, nadie tiene poder para cambiar tus actitudes, nadie es juez para juzgar tus acciones. A no ser que tú no seas tu propio derecho, tu propio poder y tu propio juez.
  • 13. Si cuidaras tan bien tu mente como cuidas tu cuerpo, estarías mucho más gordo.
  • 14. Un día me pregunté: ¿Por qué estoy tan mal? Porque estoy soportando un montón de basura que no es mía. Primer paso para la liberación.
  • 15. Un día me repetí, "tendré que quitarme todos estos desperdicios", sí, pero ten cuidado de no esparcirlos sobre los demás. Segundo paso para la liberación.
  • 16. Ayer me contemplé, estoy totalmente vacío, se me ha ido la mano, he perdido hasta lo que realmente era mío. Tercer paso para la liberación.
  • 17. Hoy ya solo me queda volver a comenzar, llenándome con todo aquello que me haga útil, beneficioso y creativo. Cuarto paso para la liberación.
  • 18. Leer es discutir con la parte de ti que hasta ese momento no habías descubierto.
  • 19. Mi padre y mi madre me han dejado mucho de su persona. ¿Les habré devuelto yo el favor dejándoles algo de la mía?
  • 20. Aprende a diferenciar la ilusión de la realidad, no sea que no aproveches al máximo cada uno de esos momentos.
  • 21. Las palabras son muros que levantamos sobre arenas movedizas para tapar nuestro interior - tan movedizo-.
  • 22. La belleza y la fealdad han de ser superados, tanto la una como la otra consiste en depender de las opiniones de los demás.
  • 23. Es una lástima no estar con la persona a la que quieres, pero más lástima es olvidar por ello a las personas que están contigo.
  • 24. Trata a tus recuerdos como quieres que ellos te traten a ti.
  • 25. Toda obra criticada es inferior a su crítico. Si ésta fuese superior al mismo no encontraría palabras para valorarla.
  • 26. Obedecer a cualquier autoridad, es decir, no estar a la altura de las circunstancias. Castigar a alguien, es decir, vengarte por el daño que te han hecho. Educar a uno, es decir, tapar tu ignorancia con la ignorancia de los demás. Amar al prójimo, es decir, no enseñarle a amarse a sí mismo.
  • 27. Preparando al espíritu libre: no usar a nadie como medio para mis fines, enfrentarme solo a todos mis momentos, acrecentar la individualidad y el desprecio por todo lo superfluo.
  • 28. A veces es más importante saber lo que no se quiere que lo que se quiere.
  • 29. Un crítico me critica: "Eso no debería estar ahí", y yo le contesto: "no, eres tú el que no está para ello".
  • 30. Cuanto más vivo mi vida más me cuesta vivir la de los demás, pero intentaré no perder nunca este primer hábito, el cual poco a poco se va tornando más agradable.
  • 31. Es cierto que hay que dejar de defenderse contra todo lo que proviene del exterior, porque lo que verdaderamente incide en nuestras vidas no nos pide la defensa sino el ataque.
  • 32. El río desbordado arrastra todo a su paso para acabar descansando en el mar, aunque afortunadamente todo lo fuerte que se interpone en su camino siempre acaba inmune.
  • 33. El vanagloriarte de los momentos que te da la vida como si fueran obra tuya, te hace dar más importancia de la que realmente tienes.
  • 34. A: Hablas demasiado poco de tu vida. B: Es que no quiero malgastarla con palabras. A: ¿no será que no tienes nada que contar? B: ¿No será que es a mí a quien me la debo contar?
  • 35. Una cosa es lo que sientes, otra cosa es lo que piensas, otra lo que haces y otra lo que recuerdas.
  • 36. El comparar nuestra vida con la de otra persona por lo general nos limita, nos aleja de lo que realmente somos para empezar a pensar en lo que creemos que es el otro.
  • 37. El odiar a alguien después de que nos haya hecho algún acto que nos haya causado una gran aflicción, es la excusa que ponemos para ocultar nuestra incapacidad para superar las aflicciones.
  • 38. El hecho de sentarse uno solo con sus pensamientos, con su vida, con sus auténticos recuerdos, con su voluntad de emprender nuevas acciones, todo ello mezclado con una suspicaz melancolía y una ligera sonrisa hace que nos sintamos alegres más de una vez al acabar el día.
  • 39. ¿Has leído cientos de libros grandiosos?, ¿has tenido cientos de ideas sublimes?, ¿ has escrito cientos de frases profundas?, muy bien, ahora dime ¿ cuál ha sido tu última acción heroica?
  • 40. Que bien le sienta a uno ser completamente él mismo, cuando todo su ser está fundido por entero en un determinado momento, en este determinado momento, cuando se está delante y detrás del telón, cuando uno es capaz de poner principio y fin a su propio guión.
  • 41. Preparando el camino. Cuanto menos hables y más esfuerzo pongas en escucharte a ti mismo, cuanto más objetivo y subjetivo seas con todo lo que haces, cuanto menos miedo tengas a las consecuencias y más valor tengas en emprender las cosas a pesar de lo que venga, cuanto menos tiempo pierdas en pensamientos no productivos y más transformes las ilusiones en realidades, cuanto más aprendas de todo aquello que te acontece y menos de todo aquello que te inventas, más claro irás haciendo el camino que recorres, aunque no por ello será más fácil el recorrerlo.
  • 42. La persona que habla a otra se toma muchas libertades, el pensar que nos importa lo que nos dice, el querer que vivamos lo que nos cuenta, el proponerse que cedamos parte de nuestro tiempo para intercambiarlo por el suyo, usarnos como medios para sus desahogos y sus problemas, en definitiva, volver a experimentar de nuevo lo que ha vivido pero esta vez con sus palabras y con un nuevo testigo.
  • 43. Ten cuidado con las sombras, cuanta más luz hay más negras son.
  • 44. La risa es la ventana que abrimos para que nos de el aire cuando estamos demasiado encerrados en nuestro cuarto oscuro, cuarto con miles de ventanas esperando ser descubiertas y abiertas.
  • 45. Compadezco a los que nunca se han alejado de lo que tienen cerca, pues no se echa de menos lo que se ve de continuo.
  • 46. Nada es un fin, todo es un medio, tendré entonces que aprender a conseguir más medianías y menos finalidades.
  • 47. Hablamos casi siempre de lo que no tenemos, de lo que se tiene no se habla, se disfruta.
  • 48. Lo primero que hay que tener para escribir es tiempo.
  • 49. Hoy comienza un nuevo día, ¿será también el comienzo de mi nueva vida?, o será una continuación del ayer. Tengo veinticuatro horas para cambiarlo todo - o para no cambiar nada-.
  • 50. ¿Cómo se puede lograr la individualidad viviendo en comunidad?
  • 51. La maldita manía de creerme importante, de llamar la atención, de decir: ey, que aquí estoy. Esto es lo que impide ser quien realmente soy.
  • 52. El perfecto día: ligera sonrisa en los labios, mirada puesta en el horizonte, profundos suspiros, roces que producen escalofríos, sonidos que se graban en tus oídos.
  • 53. A veces es bueno cometer faltas de conducta para ver lo que realmente somos capaces de hacer- y de no hacer-.
  • 54. Me odiaría si alguien me tuviera que dar ánimos, si alguien me tuviera que empujar para iniciar una acción, si me tendrían que decir que camino debo elegir, si me escapara ante cualquiera de mis responsabilidades, si pagaran otros mis inseguridades. ¿Conclusión?
  • 55. La mejor medicina para un enfermo es hacerle ver que en el fondo no está más enfermo que todos los demás.
  • 56. Antes cada nuevo día era una sorpresa, ahora a no ser que yo mismo no me sorprenda, no hay nuevo día.
  • 57. Pierdo demasiado el tiempo en recordar situaciones que nunca han sucedido. ¿Es a eso a lo que llaman imaginación?
  • 58. Muchas veces los halagos atan más que liberan.
  • 59. Lo nuestro no duró mucho, fuimos algo más que amigos sin ser primero amigos. Quisimos hacernos creer que podemos recoger los frutos sin sembrar primero las semillas, quisimos hacernos creer que se torna fondo todo aquello que se comienza con la forma.
  • 60. El pensamiento que tienes al recordar una situación no es el que tuviste cuando viviste esa situación, recuérdalo.
  • 61. No me importa quien eres, lo que haces o lo que sientes, solo me importa que seas, que hagas y que sientas.
  • 62. Cada vez echo más de menos mi infancia, lo único que me consuela es que cada vez la tengo más presente.
  • 63. Lo único que vale la pena es la experiencia, por eso piensa menos y actúa más.
  • 64. Hoy he batido un record, no me he mirado ni una sola vez al espejo, y que bien me siento.
  • 65. Solamente cuando estás completamente solo, cuando la vida te muestra tus más ínfimos límites, cuando quieres ir más allá pero no puedes escapar de lo que tienes enfrente, empieza la desesperación ante tu propia ignorancia, empieza a descongelarse esa altanería que te habías creado ante la visión de tus recursos y la impotencia de no encontrar donde usarlos.
  • 66. Autores a los que admiro: Friedrich Nietzsche: o el incomprendido que aprendió a reír, Herman Hesse, o las dos haches profundas, Oscar Wilde, o el escritor que da vuelta a las formas, el Marqués de Sade, o el espíritu al que no dejaron ser libre, Tom Sharpe, o el maestro del humor incondicional y Erich Fromm, o el arte de la psicología.
  • 67. Si ahora tengo más luz, ¿por que soy una sombra de lo que fui? Tal vez tengo que mirar menos hacia el suelo -hacia atrás-, y más hacia arriba, hacia lo que me hace brillar, - hacia delante-.
  • 68. ¿Como indagar en un autor?, no sólo leyéndole a él claro está, sino también leyendo a los que él leía.
  • 69. Cometes la equivocación de creer que lo que tú ves ocurre siempre.
  • 70. Lo difícil no es conseguir algo, sino mantenerlo.
  • 71. Una promesa solemne: no escribir nada que no te haga ser distinto una vez lo hayas escrito.
  • 72. El que ha estado solo durante mucho tiempo aprende a tomarse los acontecimientos como se merecen, y cuando le acontecen las vicisitudes, sobre todo las adversas, éste reacciona diciéndose: ea, ánimo, que al menos ocurre algo.
  • 73. Cada vez estoy más de acuerdo con Nietzsche: el único pecado del hombre ha sido y será siempre su incapacidad para alegrarse lo suficiente.
  • 74. A: ¿Siempre tienes razón?, B: No, siempre cuestiono las razones.
  • 75. Por vez primera estoy contemplando la inmensidad del mar y cada vez tengo más conciencia de que el lugar en el cual vivimos nos condiciona plenamente. Que diferencia del vivir en un lugar rodeado de casas, estrecho, alejado de todo resquicio de Naturaleza, con continuas pendientes, a vivir aquí, al lado del océano, con vistas infinitas, con espacios amplios, contemplando los más maravillosos amaneceres y atardeceres, ¡que mi vida haga honor a todas estas circunstancias nuevas que me rodean!
  • 76. ¿Por qué cuando realmente vives lo que escribes olvidas lo que escribes?
  • 77. A: Muévete y así conseguirás algo. B: ¿Y qué pasa cuando te mueves y no ocurre nada?, ¿cuando intentas e intentas y ninguna reacción es la respuesta a tu acción? No digo ya que acontezcan fracasos, no, porque no ocurre ni eso; una llamada sin contestación, una promesa que jamás se cumple, un esfuerzo que no tiene recompensa, un pensamiento que desaparece nada más te has alejado de él, una chispa de ingenio que jamás llega. Todo esto te degenera, te hace perder poco a poco la fe en ti mismo. La nada, mi nueva temida enemiga.
  • 78. Alterarse, enfadarse, ruborizarse, todo esto es de débiles, un ser humano siempre ha de mantener la compostura, un ser humano siempre ha de estar a la altura de las circunstancias. Cuando te encuentras a alguien que te exterioriza estos estados de ánimo piensa que estás delante de un niño al cual el momento presente le ha superado, no dejes que te contagie.
  • 79. La única educación que vale la pena es aquella que enseña al individuo a ser independiente, por eso muchos padres y maestros educan tan mal, porque es imposible que puedan enseñar algo que ellos mismos desconocen.
  • 80. Si crees que eres incapaz de crear un libro interioriza este dogma: piensa como si estuvieras escribiendo, habla como si estuvieras escribiendo, siente como si estuvieras escribiendo y actúa como si estuvieras escribiendo, tu vida irremediablemente se convertirá en ese libro, luego ya sólo te quedará sentarte y copiarla en un papel.
  • 81. Hay personas que escriben para evadirse de la realidad, otras para enfrentarse a ella. ¿ Conclusión?, elige bien a quien lees.
  • 82. En tu mente no debe entrar nada ni nadie que a la larga no quieras que se quede.
  • 83. Ser famoso no significa más que depender de los demás para vivir, y que los demás dependan de ti para pasar su tiempo libre.
  • 84. Mi personalidad se refuerza en la medida que me encuentro con personas que chocan con mi ser, lo que significa que estoy lejos de poseer una gran personalidad.
  • 85. Hacer gala de nuestra inteligencia es la mayor prueba de nuestra estupidez.
  • 86. Saber separar nuestra forma de ser en el trabajo y en nuestra vida personal, es un buen remedio para no sentirnos tan defraudados - en nuestra vida personal.
  • 87. Dime cómo te diviertes y te diré cómo eres.
  • 88. Involucrarte en un proyecto que no es el tuyo, convertirte en autómata por las miles y miles de horas repitiendo las mismas acciones, devaluarte como persona al pensar que con su falta no servirías para nada, desgastar tu mente solucionando problemas que no solucionan tu vida, esto es lo que significa trabajar por cuenta ajena.
  • 89. Es curioso el mundo de dudas que uno es capaz de inventarse cuando no tiene nada que hacer.
  • 90. No existen los problemas, existen las personas que no encuentran las soluciones.
  • 91. Las emociones no tienen sexo.
  • 92. El que es poderoso no es poderoso por serlo, sino por que los demás no lo son.
  • 93. A qué viene esa manía de escribir para que los demás lean lo que escribes, acaso piensas para los demás, aprende a escribir - pensar- para ti mismo.
  • 94. El problema no es que el fuego se apague con el tiempo, el problema es que no avivemos las brasas cuando éstas se están desvaneciendo.
  • 95. A qué viene esa admiración por los actores, ¿ acaso has olvidado tu actuación diaria?.
  • 96. No te apenes porque no puedes comunicar a los demás lo que piensas, lo que sientes, lo que vives... Créeme, lo mejor de ti se ha de quedar en ti, no sea que lo pierdas, o lo que es peor, que te lo roben.
  • 97. Si acabo destrozado a las siete de la tarde por el trabajo, cómo leches voy a crear una obra maestra. ¡Cuánto tiempo libre hay que tener para poder escribir!, o mejor dicho, ¡qué poco espacio libre queda en mi cabeza para poder hacerlo al acabar el día!
  • 98. La ventaja de trabajar con gente que te dobla la edad es que puedes aprender mucho de su experiencia, el inconveniente, es que a causa de ello, puedes envejecer antes de tiempo.
  • 99. Busca tu propia definición de felicidad, y por lo que más quieras, ¡se un poco original!
  • 100. Cada uno trata a los demás como se trata a sí mismo.
  • 101. Haz una obra exclusivamente para juzgarla tú y para que ella te juzgue a ti.
  • 102. El mayor conocimiento es el del bienestar de uno mismo.
  • 103. Es un esfuerzo titánico el estar rodeado de gente con la que continuamente te tienes que proteger de su negatividad, de su pesimismo, de su hipocresía... de ti depende el transformarte en un muro de hormigón o en una cortina de aire.
  • 104. No importa que te tilden de serio, la más bella de las alegrías siempre se lleva por dentro, y sólo has de mostrarla cuando encuentres a alguien merecedor de recibirla, para los demás, que tu seriedad sea tu muestra de tu indiferencia hacia ellos.
  • 105. Sólo mi soledad me ha enseñado lo grata que es mi compañía para mí mismo.
  • 106. Desde hace tiempo para lo único que me vale el escribir, es para aprender a leer mejor.
  • 107. Siéntete satisfecho cuando crees una obra que ha viajado a lugares en los que tú nunca estarás y ha conversado con personas con las cuales tú nunca hablarás, significa que has creado ese reflejo de ti que ha llegado más lejos que tú.
  • 108. Aléjate un poco para ver mejor.
  • 109. Deja que todo llegue en su momento y no pierdas el tiempo en querer hacer acciones anticipadas cuyo desenlace suelen acabar en nada; es que la vida también decide algunos de nuestros momentos, queramos o no.
  • 110. ¿ Cuanta fuerza tiene tu personalidad para ser la misma cuando estás solo que cuando estás acompañado?.
  • 111. La vida es una continua lucha contra uno mismo.
  • 112. Se tu propio objeto de estudio, y no es tarea sencilla ser uno mismo médico y enfermo a la vez, profesor y alumno, acelerador y freno, instinto y ...
  • 113. Aquí dentro se libra una gran batalla, entre el hombre de acción y el hombre teórico, uno quiere saber cómo se cambia una bombilla, el otro, describir la cálida luz que ésta emite. Los dos quieren sobresalir en lo suyo, al final quien más sufre por esta pelea no son los combatientes, es el campo de batalla.
  • 114. Cada vez estoy más cansado de estos laberintos de palabras, artificios para no expresarnos de una forma sincera... miradas, contactos, suspiros, risas... hay tantas formas mejores de comunicarse que con simples palabras.
  • 115. Estás ahí, pero no puedo verte, te escucho cuando me escribes y toco tu sonrisa en mi mente cuando ríes. Estás ahí, pero no puedo imaginarte, deseo recorrer juntos nuestro camino pero sin esta distancia por delante. Estás ahí y no estás, y al final todo acaba como siempre, lo que no se junta, acaba por separarse.
  • 116. Ideas desperdigadas, pensamientos inconexos, fuerzas aún sin descubrir, estados de ánimo que mejorar, carácter y personalidad que reforzar... ¿ y dices que estás aburrido?
  • 117. A- ¿ Y quedas con chicas?, pero si tienes novia. B- Precisamente por eso, no hay nada que temer, y el hecho de que me hagas esa pregunta te delata.
  • 118. Ea, ánimo, arriba, una vez más, esto no ha hecho más que empezar, una vez más, sigue adelante, que aparezca esa imperceptible sonrisa en tu labios, respira hondo, fuerza, valor, sigue adelante, un paso más - y luego otro más, libérate de la pesadez, de la inactividad, de la apatía, tus peores enemigos, tus únicos enemigos, véncelos creando, véncelos creándote, así no existirán, crea tus ánimos, crea a quien te de ánimos, respira hondo, confianza, protección, se tu protección, seguridad, no hay miedo, no tienes porqué tener miedo, no hay de qué tener miedo.
  • 119. Os echo de menos, mis amigos. Ya no os tengo como antes, ya no habrá más antes, la vida nos separó, cada uno por su camino, y mi camino se recorre muy solo sin vosotros, ahora tengo que inventarme mi compañía, puesto que compañía como la vuestra ya no volverá, y ésa es la compañía que quiero, ésa es la compañía que necesito. Os echo de menos mis amigos, y cada vez tengo que recordar más para acordarme más de vosotros, esa es la lejanía en la que ahora os tengo.
  • 120. Centro y contorno, uno y los demás, siempre uno y los demás.
  • 121. Aún veo borroso al hombre en el que me quiero convertir, aún no lo veo definido, tambaleándose entre salir o quedarse, medio dormido, aún no lo veo, y tampoco veo al niño que fui, desapareció cuando despertó y contempló el mundo que le rodeaba, no le quedó otro remedio, pobre niño, ¿dónde habrá ido?, ¿en busca del hombre quizá?, ¿vendrán dándose la mano?, ¿vendrán juntos o separados?, ¿estarán juntos ahora?, ¿ se habrán encontrado?
  • 122. No sólo quiero quererte a ti, sino también a tu evolución.
  • 123. Los demás no tienen porqué pagar las deudas que tú tienes contigo mismo.
  • 124. ¿Por qué dependes de lo que ocurra en el exterior para tener un determinado estado de ánimo?
  • 125. En este lugar lo tengo todo, la soledad de mi estudio y la inmensidad del océano.
  • 126. Mezclar lo práctico con lo bello, con lo profundo y con lo eterno, esa es la poesía que quiero crear.
  • 127. Las miles de circunstancias que se tienen que dar para que ocurra algo, da vértigo el solo hecho de ponerse a pensar en ello.
  • 128. A.- ¿ Y tú cómo quieres ser?.B.- Un hombre de acción, cuyo impulso esté predispuesto a solucionar siempre los problemas que se le plantean, que dirija de una forma continua su vida, ya sea por caminos rectos o curvados, que esté por encima de las costumbres imperantes en su sociedad, - y para ello tendrá que bucear en lo más profundo de sus profundidades y derrotar primero a las costumbres que él mismo se ha creado. Un hombre que ama lo que desea y desea lo que ama, porque sabe qué es lo que desea y a quién ama. Un hombre que no soporta las dudas, el miedo, la hipocresía, el titubeo, la apatía, no las soporta porque un día fue esclavo de estas agujas, pero ahora ya tiene la piel curtida ¡ y muy duros han de ser ahora estos filamentos para que penetren en esa piel ya endurecida!. Un hombre que se supera a sí mismo, y superarse significa casi siempre bajar a los abismos, y comprender qué es lo que hace con ellos, como los usa y para qué fines, es decir, comprender que en el fondo, no son ellos los que le hacen a él, sino al revés. Un hombre que no desea superarse más a sí mismo, porque entonces significaría que ya ha llegado a las alturas, a su altura, y se mantiene en ella, por lo que no le hace falta buscar más, ya ha encontrado su sitio, ya ha encontrado su camino, ha hecho de sus abismos un manantial, ha conseguido ser él mismo ese manantial. Un hombre de valores y con valor , que se enfrenta a los momentos del presente porque quiere a esos momentos, porque sabe que lo forman, que le hacen ser quien verdaderamente es, y sabe que si no los afronta, al único al que engaña es así mismo. Un hombre que no necesita que lo empujen, y que siente resquemor por aquellos que son empujados sin que pongan nada de su parte, porque ve en ellos el reflejo de la debilidad que un día él también tuvo, y todo lo que se supera molesta si vuelve a aparecer en la vida de uno, ya sea directa o indirectamente. Un hombre que ha dulcificado sus instintos, que ha dado de beber a aquellos que tenían sed y amarrado con comprensión a aquellos que se declaraban rebeldes, que ha comprendido que esos instintos son parte de él, son él, y que así como intenta mantener un equilibrio en todo lo que hace, también debe mantenerlo en todo lo que siente - y en lo que padece. Un hombre, que es lo suficientemente rico para darse a si mismo sin ningún miedo, para dar respeto, para colaborar, para dar su calor y a quien sea lo suficientemente fuerte, su frío. Que es lo suficientemente rico para no abandonarse si pierde algo que le importa, porque comprende que todo lo que tiene y que verdaderamente importa en el fondo nunca se pierde. Un hombre que disfruta de las compañías que tiene alrededor, porque es él quien elige a quien entra o a quien no en su listado de compañías, que aprende no sólo el arte de saber recordar, sino también la habilidad de saber olvidar. Un hombre, a fin de cuentas, que pone en todo lo que hace todo lo que es, porque comprende que sólo así puede aprovechar en toda su plenitud a la vida, viajera incansable que algún día le mostrará precisamente lo que más quiere, el camino correcto y definitivo para convertirse en el hombre que desea ser.
  • 129. Lo que más me cuesta a la hora de intentar ser una persona independiente es asumir las consecuencias que ello conlleva, una de ellas (y la más exigente) es soportar la inmensa soledad que siento alrededor, soledad que a mi entender es una prueba necesaria, puesto que es un efecto de ese intento de romper con todo lo que hasta ahora me ha rodeado para rodearme tan sólo de todo aquello con lo que no he querido romper. No es una soledad física, puesto que tengo a un montón de gente a mi alrededor, gente a la que aprecio, admiro y quiero, y a las que a veces no les doy todo lo que se merecen debido a mi auto emparedamiento, (son gente tan inmensa que hasta en eso me aguantan). La cuestión es que cuanto más independiente quiero ser más me afecta todo, o mejor dicho, más consciente soy de todas las cosas, personas y hechos de los cuales quiero desembarazarme.
  • 130. A veces vosotros sois un impedimento para mi progreso, pesados pensamientos que os mantenéis en vuestra testarudez de querer seguir existiendo, no comprendéis que hay cosas que ya nunca volverán, personas y hechos que tuvieron su momento, su época, su lugar, y que donde ahora estamos vosotros y yo es otra historia totalmente distinta, un nuevo escenario con actores, fondos y guiones diferentes. ¿Qué hacéis evitando el presente poniendo la excusa de que aquellos hechos pasados son mejores que los presentes?, esto es ahora lo que nos ocurre, éste es el lugar donde nos hemos colocado, no ha sido la vida, no ha sido el destino, no ha sido la suerte, hemos sido nosotros, han sido nuestros pasos, nuestras aceptaciones y nuestras exclusiones. Nosotros ahora estamos aquí, y yo quiero este aquí, si vosotros no lo queréis, ya sé a donde vais a ir.
  • 131. Descubre tu buena salud. ¿Cuál es el mejor estado de ánimo que te conviene?, ¿Cuáles son los mejores pensamientos, los más útiles que ahora necesitas?. Me malgasto a lo largo de los días con centenares de ideas y de acciones que no valen para nada. Hay que aprender a aprovecharse uno mismo, a descubrirse como algo nuevo cada día, a querer que cada día sea algo nuevo. Estás rodeado por miles de circunstancias que no son las tuyas, por miles de voces que no son la tuya, y eso te consume, te pierdes en un laberinto donde los demás perdidos te hacen creer que saben cual es la salida. Cuida de tus oídos, de tus ojos y de tu boca, la mejor higiene empieza por ahí.
  • 132. Bueno, malo, estas dos palabras pesan sobre mi cabeza como una losa de diez toneladas, las usamos diariamente como moneda de intercambio para definir multitud de acciones, como si el uso de estos dos adjetivos diera el derecho a llevar a cabo o a negar el nacimiento de una acción, de una idea, de un sueño. ¿ Qué es bueno?, ¿ qué es malo?, Nietzsche ya lo dejó bien claro; bueno es todo aquello que acrecienta la vida, malo, todo aquello que la debilita. Muchas veces se define como malo aquella acción cuya consecuencia, resultado o desarrollo no sería soportado por el sujeto que la define así, protegiéndose con ello de algo que desconoce, impidiéndose a él o a los demás llevar a cabo algo que rompa con sus costumbres, con su conocimiento o con su nivel de valor. La mayoría de las vivencias casi nunca son malas, tan sólo no soportamos el que nos ocurran y les damos este apelativo, imaginándonos consecuencias de muy diversas índoles, cuya realidad la mayoría de las veces no va más allá de nuestra propia imaginación.
  • 133. En el fondo la piscina no está vacía, lo que ocurre es que no buceo lo suficientemente en ella.
  • 134. Contra la gente necia, los falsos, los criticadores, y en general, toda aquella gente cuya única meta es hacer la vida imposible a los demás, el mejor remedio para que su estancia no nos aparte de nuestro camino es comportarnos con ellos con la mayor y la más profunda de las indiferencias posibles. No nos preocupemos de la incidencia que tengan en nuestras vidas, el curso de este tipo de personas suele acabar desembocando en un precipicio, dejemos pues que sigan su curso.

 

 

No hay comentarios. Comentar. Más...



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next