¿ Quién eres que has aparecido en mi vida,

sin que yo en ningún momento te buscase?,

que con sólo una mirada te ha bastado,

para obligar a mis ojos a que no dejen de mirarte.

 

¿ Quién eres que con sólo un segundo,

has logrado ya robar mi exaltado corazón?,

que me tienes atrapado y no puedo huir sin dolor.

Y quién eres que hoy te he visto una vez más,

pasando delante de mi vida,

y de nuevo mi mente se ha creado un mundo,

en el que sólo tu existías.

 

Un mundo en el que el aire que respiro,

me devuelve parte de tus suaves suspiros,

un mundo en el que las nubes de cielo,

se transforman en tus ojos, en tu pelo,

en tus labios, en todo lo que de ti deseo,

un mundo en el que todos los sonidos que me rodean,

son reflejo de tu tranquilizadora voz,

que me susurran al oído,

hermosas palabras que dan mi paz interior.

 

Sólo quiero estar eternamente contigo,

unir mi mundo al tuyo para que veas lo que siento,

tenerte tan cerca de mí que escuche hasta tu silencio,

soñarte en mis sueños y morirme si despierto.

Significas todo en esta vida para mí,

aún no te conozco pero sé que es así,

sé que hemos nacido para querernos,

sé que lo que siento por ti es auténtico.

 

Sólo quiero que llegue mañana para volverte a ver,

para intentar acercarme más a ti,

para ver si poco a poco te consigo hacer feliz.

¿Sabes?, todo esto es nuevo para mí,

no sé cómo comportarme, no sé si he de ser así,

no sé si verdaderamente te gusto,

si todo este amor que me atormenta dará sus frutos.

 

No sé lo que nos deparará el mañana,

pero espero que el destino cruce nuestras vidas,

igual que ayer hizo cruzar nuestras miradas.

¡Son tantas las cosas que quiero vivir contigo!,

que ya empiezo a olvidarme de mí y de mis amigos,

que ya empiezo a temblar con tu presencia por mis latidos.

¡Son tantos los nuevos sentimientos que ahora siento!,

que me volvería loco si me dijeras , " ey, que no te quiero".

 

Pero los días pasan y aún no te hablado,

algo me impide comportarme con naturalidad,

te veo con otra gente y no dejo de sentirme mal.

Por las noches ya apenas puedo dormir,

¿de dónde tengo que sacar las fuerzas,

para acercarme sin miedo hacia ti?

 

¿Dónde tengo que buscar para comprender todo esto,

para tranquilizar a todo este dolor que siento?

Siempre llega mañana con la misma historia,

contigo lejos sin que para mí pasen las horas,

con tu imagen calcándose en mi pensamiento,

con extraños sentimientos que me dicen que sólo eres un sueño.

Siempre llega mañana y nunca sucede nada,

mi ansia me deprime por no tenerte cuando vuelvo solo a casa,

cuando por las noches te recuerdo llorando en mi cama,

cuando me doy cuenta que pierdo el tiempo con todas mis ganas.

 

Y pasan los meses y aún no me has hablado,

cómo quieres que te quiera,

si te doy todo lo que tú no me estás dando,

si las ilusiones que no se alimentan,

mueren tarde o temprano.

Si todo esto que siento por ti no me es correspondido,

sólo en mis sueños me creo ya capaz de estar contigo.

Durante todo este tiempo sólo he pensado en ti,

te puse por encima de todo, incluso de mí,

y esto es lo que he recibido a cambio,

solamente dolor, ¿es esto a lo que llaman amor?,

¿es así como este sentimiento te puede hacer feliz?,

¿es que simplemente consiste en sufrir?.

La verdad es que ya estoy cansado,

tal vez te idolatré demasiado,

tal vez aún no sepa lo que es amar,

tal vez me inventé una diosa a la que poder adorar.

 

¿Quién fuiste que has logrado,

quedarte para siempre en mi interior?

Que tu imagen me hace soñar tan lejos,

que muchas veces me pierdo,

y al volver ya no me acuerdo de lo que era ser yo.

Que me has provocado tantas preguntas,

a las que todavía no he podido encontrar solución.

¿Quién fuiste que despertaste en mi,

sentimientos que no conocía?,

que ocupaste la mayor parte de mi tiempo,

que ya no te tengo pues en el fondo nunca has sido mía.

 

Alfredo Cuervo Barrero ©