Y si pruebas en este día,

a salir a la calle sin mirarte al espejo,

a salir simplemente como te sientes por dentro,

a disfrutar de las maravillas de tu pueblo,

a ir a todos lados con la cabeza alta,

a mirar a los ojos a las personas,

a intentar comprenderlas y que te comprendan.

 

Y si pruebas en este día,

a dar todo el cariño que tienes,

a quererte un poco más que ayer,

a definir tu personalidad,

a no hacer caso de lo que digan los demás,

a gustarte como eres, como estás.

 

Y si pruebas en este día,

a reírte de todo,

de los problemas que te amargan,

de los complejos que te inventas,

de las personas que crees que te atacan,

de los momentos que se te escapan.

 

Y si pruebas en este día,

a luchar por lo que quieres,

a desear sólo lo que te hace ser quien eres,

a dar gracias por la vida que vives,

a ordenar un poco más tu escala de valores,

a escuchar a ese que casi nunca oyes.

 

Y si pruebas en este día,

a vivir cada instante como si fuera único,

a no dejarte llevar por los malos ratos,

a hacer las paces contigo mismo,

a creer un poco más en tu destino,

a ser por fin tu mejor amigo.

 

Alfredo Cuervo Barrero ©