A- Hola, buenos días.

B- Buenos días, ¿qué desea?

A- Pues... verá, yo venía a venderme.

B- Ah muy bien, tome asiento, un momento que le tomo nota para que no se nos escape nada. Vamos a ver, dice usted que viene a venderse, perfecto, bueno pues empecemos, ¿su nombre por favor?

A- Sr. Cualquiera.

B- Muy bien Sr. Cualquiera, ¿cuál cree usted que es su precio?

A- Mi precio, pues... por lo menos lo que han invertido en mí para que pueda devolverlo, veintiún años de educación.

B- Humm, veintiún años de educación, eso no es mucho, pero con algo hay que empezar, ¿no tiene usted ninguna experiencia que incremente su valor bruto?

A- No mucha la verdad, un poco de clases prácticas, pero nada que ver con el mundo real.

B- Humm, nada que ver con el mundo real, eso no nos ayuda mucho, pero no se preocupe, a partir de ahora descubrirá ese mundo real, mire aquí le vamos a dar una oferta que le ayudará a curtirse. Vamos a ver, como sabe ésta es una empresa de cárnicos, muy interesante, su jornada laboral será de diez horas diarias entre semana y de cinco horas todos los sábados, por supuesto el primer año no tendrá derecho a vacaciones y las pagas extras son una leyenda urbana que ha estudiado en la universidad, como muchas otras cosas que ha interiorizado no debe creérselas. Como es el primer trabajo que usted tiene le haremos un contrato en prácticas, esto es, durante los dos primeros años cobrará un sesenta y un setenta por cien del salario establecido, aunque no se preocupe en un mes ya será capaz de desarrollar las mismas tareas que las del resto de sus compañeros. Sus obligaciones como buen empleado serán: la obediencia, la plena disponibilidad y la sumisión, estará a cargo de un encargado que le dejará a cargo de un oficial el cual le dejará a cargo de un trabajador para que le enseñe todo lo que debe saber, el primer día tendrá que hacer el sacrificio de rodar de mano en mano. Le pondremos en el contrato la categoría que se merece según su nivel de estudios, esto es, oficial de primera, aunque los tres primeros meses los cuales estará a prueba, su tarea será la de descargar trozos de carne vacuna del camión y trasladarla a la cámara frigorífica, puede que le parezca contradictorio, pero esta tarea es fundamental para que vaya asimilando el funcionamiento de la empresa. Puede que durante su jornada note algún tipo de cansancio pero ha de saber que sólo es un producto de su imaginación, al trabajo se viene a trabajar, aquí no se le va a pagar para que descanse, le aconsejo que haga ejercicios respiratorios mientras carga algún becerro y verá como enseguida se le pasa. De vez en cuando aparecerá algún cliente y usted tendrá que mostrarle su mejor cara, no importa lo que le haya acontecido en ese día o los problemas que usted haya podido encontrar durante su jornada, muestre siempre su mejor sonrisa, le aconsejo que practique delante del espejo durante una o dos semanas agradables gestos de bienvenida y de despedida para que se vaya acostumbrando. Posiblemente, aunque esto no debería decírselo pero me ha caído usted bien, cuando se le acabe el contrato y le toque coger vacaciones, le echarán de la empresa durante ese mes, pero no se preocupe, si usted ha sido un buen trabajador no tardará en regresar, es un mero trámite administrativo que hace la empresa para no cotizar en vano mientras usted no trabaja y disfruta de su tiempo libre, amén de quitarle la antigüedad como premio a sus servicios. Bueno y de momento creo que esto es todo, ah, huelga decir que su vida y sus problemas personales son algo que sobran en esta fábrica, esto no es un colegio ni un centro de terapia psicológica, tendrá que aprender a convivir con muchos tipos de personalidades, las cuales pueden estar o no de acorde con la suya, eso a usted no le toca elegir, pero todas estas casualidades no le ha de influir lo más mínimo para que rinda al cien por cien todos los días. Sobra también decir que por supuesto la empresa no quiere ningún tipo de conflicto, para eso les hemos suprimido el derecho a reunirse o a crear cualquier sindicato, créame que todo esto es por su bien, este tipo de acciones no traen más que dolores de cabeza y peleas, por eso usted estará muy bien mientras haga lo que la empresa le ordena, así podrá tener la oportunidad de trabajar muchos años y curtirse un futuro provechoso, aunque de la jubilación ya hablaremos en su día. ¿Qué le parece?, Sr. Cualquiera.