Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema CENTRO.

CONSIDERACIONES

* ¿Qué es el pasado?, la excusa que pone el presente para no existir.

*¿Has leído ese libro más de dos veces?, enhorabuena, has encontrado un amigo.

* Aprender a descansar del trabajo es una ardua tarea.

* ¿Hablas distinto a los demás que a ti mismo?, tendrás entonces una continua discusión.

* En la relación de pareja el tiempo calma las pasiones y acerva las expresiones.

* Los autores son conocidos por el esfuerzo de terceras personas en dar a conocer sus gustos literarios.

* Tengo que unir mis dos vidas.

* Tengo que regalarme menos.

* Tengo que alimentarme de realidades.

* Hoy he empezado una conversación con una acalorada discusión, mala práctica, ahora tengo que "refrescarme" si quiero continuar con la conversación.

* De vez en cuando las mujeres que han formado parte de mi vida reaparecen en mis sueños, sigue habiendo una parte de mí que no aprende.

* ¿Quieres saber realmente cómo es un niño? Conoce a sus abuelos.

* Donde no hay miedo hay abusos.

* No existe gente lista o tonta, solamente existe gente que tiene experiencia o gente que no la tiene.

* El exceso de educación molesta tanto como la falta de educación.

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

LOS DEMÁS

¿Qué es ser distinto?, distinto es no opinar como los demás, no hacer lo que hacen los demás, no pensar como los demás, no ser como los demás, ¿qué son los demás?, los demás son la parte de ti que no es original, la parte de ti que no habla de ti, que no te siente, que no te ve, que no te oye, cuando te olvidas de ti aparecen los demás. No hay demás cuando te estás viviendo, cuando te estás sintiendo, solamente cuando no tenemos nada que hacer ni nada en lo que pensar aparecen los demás. Los demás es el pensamiento que rehuye de sí mismo, que busca una excusa para evadirse, para no conocerse, define a los demás porque no tiene el valor de definirse, los demás no es más que una indefinición de tu yo. Sólo ves en los demás lo que ya tienes en ti, los explicas con las palabras que eres capaz de expresar, los juzgas con las experiencias que has vivido, los sientes con los sentimientos que has sentido, pero nada de eso define a los demás, sólo te define a ti saliendo de ti, sólo cambias de sujeto, tu yo se transforma en el otro, en los demás, y con eso pretende comprender al mundo aunque lo único que hace es evadirse de su mundo. Cuanta más necesidad tienes de crear a los demás en ti menos seguridad tendrás en tu persona, y eso es lo fácil, lo simple, lo rápido, el pensamiento se acomoda, se acostumbra a vivir entre los demás, no quiere encontrarse por eso busca algo en lo que perderse, acude a un refugio ajeno cada vez que quiere escaparse de si mismo, y allí todo vale, porque sólo habla, sólo piensa, sólo depende de los demás, y así el pensamiento como tal desaparece, se mezcla, se confunde, no se define, no se posiciona, no tiene que juzgarse, que responsabilizarse, no tiene que enfrentarse a lo que realmente le hace crear a los demás, no tiene que enfrentarse a la soledad.

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

EL RENCOR

Esta eterna enfermedad que se llama rencor es tan dañina que no solo no se conforma con dañar a su huésped, sino que necesita que éste a su vez dañe a terceros para que su propagación sea mayor y se asegure su supervivencia, para ello se alía a sus inseparables compañeros como son la inseguridad, el “no olvido”, la hostilidad y la venganza. Ésta es una alianza que va consumiendo poco a poco a quien la contrae, se aprovecha de la debilidad de la personalidad para acrecentar su fuerza y sus efectos, y una vez que empieza su formación si no se la coarta a tiempo llega a ser terminal.


La debilidad es ese primer escalón necesario que el rencor necesita para ir ascendiendo posiciones, el que el individuo no tenga la capacidad suficiente para solucionar, equilibrar y mejorar las situaciones y relaciones que le acontecen en la vida, y el que se sienta superado, desbordado o perdido en las mismas hacen que gota a gota, grano a grano, se vaya levantando un muro de desconfianza y recelo que es el germen del rencor, por eso la primera táctica que usa éste hacia con su huésped es que ante cualquier situación, ante cualquier conversación, ante cualquier experiencia convierte a la persona en un animal defensivo, hace que el individuo piense que todo es un ataque a su ser, creándose un campo de batalla en el que el sentimiento rencoroso puede campar a sus anchas, a éste le gusta la guerra y se alimenta de los acontecimientos para agrandar su fuerza. La persona en esos momentos no es más que una marioneta a la que el rencor le mueve los hilos haciéndole reaccionar de forma impulsiva e irracional, reacciones que generan una continua inseguridad, segundo escalón necesario para que este sentimiento siga en ascenso en persecución de su objetivo.

La inseguridad hace que la vida se convierta en un ataque, en un desgaste, hace que el individuo se agote, siendo más fácilmente así la conquista de su ser por parte de las pasiones y de las emociones, la inseguridad es el caldo de cultivo en el que el rencor va tomando forma, cada dolor no superado por el individuo, cada golpe de la vida no contrarrestado por el mismo merma la confianza en las propias capacidades, esta merma hace que ese individuo al final se tenga que proteger, sienta la necesidad de protegerse de todo aquello que sea exterior a él, sintiéndose herido por todo aquello o aquél que intente romper esa protección, la herida que no sólo no se cierra a tiempo sino que se deja que se desangre produce temor, y éste hace aparecer al tercer escalón necesario en el que el rencor apoya su pie y continúa su ascenso, este escalón se llama el “no olvido”.

El “no olvido”, esa memoria selectiva de personas y acontecimientos que nos va moldeando cual figura de barro, ese humo cegador que no deja que el aire se disperse y se renueve, ese temor que se protege así mismo de los hechos que no quiere que se repitan. Con el “no olvido” el rencor tiene a un gran aliado, le permite estatizar a los recuerdos, no mudarlos, no apartarlos, la opinión y el sentimiento sobre alguien o algo se congela, ese dolor que no se ha podido superar, esa decepción que no se supo evitar se petrifican, y dolor a dolor, decepción a decepción la persona se va volviendo más reaccionaria, más irascible, lo que hiere ya no se olvidará y pronto no se perdonará, y aquí hace aparición el penúltimo escalón necesario, la hostilidad.


Con la hostilidad sale a la luz el plan maestro del rencor, su razón de ser, su objetivo principal que no es otro más que el causar dolor, el rencor también es un parásito que se alimenta del dolor, es su energía, cuanto más dolor sienta la persona más grande se hará, pero para el rencor esto no es suficiente, necesita salir del huésped para seguir creciendo, para ello hará valerse del último escalón necesario, la venganza, con la hostilidad hará un daño a su huésped y con la venganza lo propagará y se expandirá. Con la venganza consigue un fin recíproco, aquél que causa un dolor a los demás hará que los demás le causen un dolor a él, creando así una sinergia perfecta en el que el rencor sale vencedor y logra así, completando una y otra vez su recorrido, que su legado no tenga fin.


 

No hay comentarios. Comentar. Más...

ENTREVISTADO POR ALINE MÁRQUEZ (www.kajanegra.com)

Fue Queda Prohibido tu primera creación? ¿Lo primero en ser publicado?

No, Queda Prohibido no fue la primera creación que publiqué. Si visitas http://centroycontorno.blogia.com/ y vas a la sección de poesía, la primera poesía de todas en antigüedad es “El Inicio”, bueno aunque en el blog aparezcan las 13 primeras poesías con fecha 03/04/2007 no es que creara ese día todas esas poesías, simplemente que ese día inicié el blog y publiqué las que ya tenía hechas. Las poesías están publicadas por orden de creación, por lo que Queda Prohibido fue la catorceava poesía que escribí, en el blog hay 25 poesías, la última poesía que escribí fue “Aprendiendo a querer” y la primera como ya he comentado “El Inicio”. 


Durante un año que estuvo publicado dices que no hubo problema, durante ese tiempo ¿te llegaban comentarios sobre tu poema?, ¿qué cosas te decían?, ¿qué sentías en esos momentos?

Antes de crear mi blog enviaba mis creaciones a una página web ahora ya extinta, www.deusto.com, cuando publiqué Queda Prohibido en esa página ya había publicado antes todos los poemas anteriores, recibiendo buenas opiniones y estando agradecido por ello, Queda Prohibido fue simplemente un poema más. La gente me comentaba sobre la originalidad del mensaje, al darle la vuelta a la palabra “prohibido” para transformarla en algo positivo, tuvo buenos comentarios pero como el resto de obras; por eso mis sentimentos estaban más “calmados” que cuando empecé a recibir las primeras opiniones con “El Inicio”, “Mil Máscaras”, “Exaltación” ,“Cuando la noche llega” y siguientes. 


Mencionas en el escrito que nunca leíste nada de Neruda. ¿A la fecha sigue siendo así? ¿Aún cuando tu creación fue atribuida al poeta chileno no tuviste la curiosidad por conocer algo de lo escrito por él?

A fecha de hoy sigue siendo así, no es un autor que me llame, básicamente porque no leo poesía. Además soy una persona de pocos autores, tengo a mis diez escritores favoritos y con ellos tengo más que suficiente, me gusta indagar lo máximo que puedo en un autor, en toda su obra, aún hoy después de años y años sigo encontrando novedades cada vez que leo los libros de mis autores favoritos, u obras nuevas que antes no conocía, para mí los escritores han de ser como los amigos, no me gusta ir cambiando así como así y prefiero contarlos con los dedos de las manos.


Dices algo sobre una demanda judicial. ¿Podrías ampliarme esa información? ¿Tú demandaste? ¿Te demandaron? ¿Cómo se resolvió eso?

Un día recibí un correo electrónico de una persona informándome que Queda Prohibido había sido transcrito en un libro titulado “Toma un café contigo mismo” del doctor Walter Dresel, acto seguido fui a una librería para comprobarlo y efectivamente el poema apócrifo a nombre de Neruda estaba publicado completamente en una de las páginas de dicho libro. Me puse en contacto con un abogado conocido para comentarle el caso, nos pusimos en contacto tanto con la editorial como con el autor para comentarles la vulneración de los derechos intelectuales que había supuesto dicha transcripción, no quisieron resolver el tema por las buenas así que nos vimos en la obligación de plantear una demanda judicial, el caso fue largo, unos dos años, al final el juez nos dio la razón y tuvieron que retirar todos los libros editados y llevados a las librerías que contuviesen el poema, así como eliminar el poema de las siguientes ediciones. En este link está el fallo de la sentencia:http://oramosmex.wordpress.com/2008/12/02/queda-prohibido-crea-nerudas-que-te-sacaran-lo-cuervo


Mencionas que la versión original no es la que se difundió en un principio. ¿Sigues por estos días revisando y continúa tu poema mutilado? Para no caer yo en el error, ¿es correcta la versión que aparece en esta página webhttp://www.euroresidentes.com/Poemas/queda-prohibido-alfredo-cuervo.htm?

Hoy en día ya no me preocupo tanto como antes, de vez en cuando me doy una vuelta por la Red y aclaro el tema en las páginas que pienso que pueden tener más difusión, o envío una nota aclaratoria a los autores de vídeos colgados en Youtube por ejemplo. Hoy en día se sigue propagando la versión amputada del poema aunque no al ritmo de antes. Efectivamente el link que me pones contiene el poema original Queda Prohibido.


En algunas aclaraciones en Internet se menciona que tú inscribiste Queda Prohibido en el registro de Propiedad Intelectual de Vizcaya. ¿Eso a partir de qué fecha fue? ¿Justo en ese 2001?


Inscribí el poema Queda Prohibido en el Registro de Propiedad Intelectual de Vizcaya en el año 2003. Si te digo la verdad el motivo fue la insistencia por parte de mi madre, al ver cómo pasaban los meses y la magnitud que iba alcanzando la difusión del poema a nombre de Neruda, mi madre empezó a insistirme de que la verdadera autoría había que asegurarla y la mejor forma fue registrarla.


¿Podrías compartir algo de lo que te ocurrió ese 22 de julio de 2001 cuando escribiste Queda Prohibido?

Eso me lo guardo para mí, lo que importa es que el resultado fue el nacimiento de Queda Prohibido.


¿Cómo te enteras de que Queda Prohibido está escrito en paredes, hospitales, escuelas? ¿Tienes algunas imágenes de eso? ¿Me podrías compartir alguna?

Sobre todo por los correos electrónicos que recibo de la gente: gente joven que me dice que tiene colgado el poema en su cuarto para verlo todos los días cuando se levanta, médicos que me dicen que en su consulta tienen colgado el poema para animar a sus pacientes, profesores que comparten con sus alumnos y reparten el poema para estudiarlo. El único que he visto con mis ojos es un cartel con el poema en una oficina del INEM (oficina de empleo) que tenía colgado la chica que me atendió, lástima que estuviese a nombre de Neruda (sic), le comenté la anécdota de la autoría y le dije que si no le importaba quitarlo ya que era una autoría apócrifa, la última vez que fui aún lo tenía colgado, no se me había ocurrido pero tendré que sacar una foto como prueba por si acaso y ya te la envío, je, je


¿Todavía conservas el original de tu poema? ¿Sería posible que le tomaras una foto y lo pudieras compartir con los usuarios de Kaja Negra?

Pues he estado buscando el cuaderno y no le he encontrado, seguiré buscando y si doy con él te adjunto esa foto.


Después de más de 12 años, tal como mencionas, Queda Prohibido sigue en miles de páginas web atribuido a Pablo Neruda. Quizá esto pasará de generación en generación. Aun cuando hay aclaraciones sobre tu autoría. ¿Cómo te sientes por ello? Digamos que pasarás a la historia por haber escrito un poema que fue atribuido a uno de los poetas más leídos en el mundo ¿esto cómo te hace sentir? ¿Tienes alguna opinión?

Lo único que siento al ver todas esas páginas es pena, por el hecho de que no tienen el poema original transcrito sino una versión amputada y tergiversada del mismo, por lo que miles de personas están cayendo en un error sin saberlo, pero ahí entra la capacidad y la curiosidad de cada uno de creerse o no todo lo que ve en la Red. En cuando a pasar a la historia por Queda Prohibido sería una verdadera lástima, ya que mi obra abarca mucho más que este poema, a veces pienso que nombrarme sólo por Queda Prohibido es una falta de respeto hacia el resto de mi obra, ya que a mi parecer he escrito poemas, aforismos y ensayos mucho más profundos que esta poesía. Si “De un niño al Mundo” o “El Último Adiós” o “Aprendiendo a Querer” o “Alter Ego” o “ Centro y Contorno” pudieran sentir estarían muy cabreados por la sombra tan alargada de “Queda Prohibido”.


¿Algo que recuerdes que algún lector de tu poema te haya hecho llegar y que te resultara algo memorable?

Uno de los mensajes más emotivos que he recibido ha sido quizás un lector que me pidió permiso para leer el poema en el funeral de su padre, cosa que no dudé en dárselo y decirle que no hacía falta ni siquiera que me pidiera el permiso, luego me volvió a escribir contándome lo emocionados que se sintieron los asistentes durante la lectura del poema y que no pudieron contener las lágrimas, fue muy emotivo también para mí. También me siento muy satisfecho cuando me escriben chavales y chavalas jóvenes contándome que la lectura del poema les ha cambiado en cierta forma la vida, que han aprendido unas nuevas bases con las que afrontar la vida, yo siempre les comento que si crearan sus propias prohibiciones entonces sí que me sentiría totalmente satisfecho.


En diversas web se encuentra información sobre tus autores favoritos: Nietzsche, Eric Fromm, Seneca y Hermann Hesse. ¿Cuál obra de ellos podrías decir que te ha marcado o gustado más? Siguen siendo ellos, ¿has descubierto a otro? 

Estos autores siguen estando y seguirán estando vivos siempre en mí. De Friedrich Nietzsche quedé prendado de su intelecto y de su sensibilidad leyendo “Así habló Zaratustra”, un libro que me ha marcado totalmente, la cantidad de recursos literarios y sensibilidades que desborda ese libro hacen que sea muy especial para mí, de este autor tengo en estima otros libros suyos como “Humano, Demasiado Humano”, “La Gaya Ciencia”, y “Ecce Homo”; lo que te comentaba antes de que aún pasando los años aún seguía descubriendo obras nuevas me pasó precisamente con este autor, cuando ya creía haber leído todo de él apareció en mis manos un libro que supuestamente fue escrito en el período en el que fue internado en el manicomio: “Mi Hermana y Yo”, y de nuevo volví a redescubrirle. De Hermann Hesse tengo un puesto muy alto para su “Demián”, “El Lobo Estepario” y “Siddharta”. Eric Fromm y su psicología también llegó en una época muy importante para mí y libros como “Miedo a la Libertad”, “El Arte de Amar” o “Del Tener al Ser”, fueron de gran ayuda, aunque ahora no comparta muchas de sus ideas. Otros autores importantes para mí son Oscar Wilde, El Marqués de Sade, Tom Sharpe, Aristófanes, Tomas Mann, Montaigne… en fin ese pequeño grupo de amigos de los que te hablaba antes. 


Para aclaración de algunos datos sobre ti:¿Actualmente tienes 33 años de edad?, ¿Tienes hijos?, ¿Te dedicas plenamente a escribir o tienes otra profesión?


Pues sí, tengo 33 años; soy un orgulloso padre de un chaval estupendo de dos años, y si te digo la verdad todos mis trabajos hasta la fecha han estado alejados de la creatividad como tal. Ahora trabajo en el departamento de recursos humanos y contabilidad de una empresa de construcción, rodeado todo el rato por números más que nada, así que poco tiene que ver con la escritura y la creación. Tal vez la escritura y la música, que han sido y son mis dos grandes aficiones, sean un bálsamo y un aliciente para la monotonía del día a día de los trabajos por cuenta ajena que me han tocado realizar hasta ahora.


¿En el momento de la publicación de Queda Prohibido tenías 21 años? ¿Estudiabas algo? ¿Qué estudiaste?

Relaciones Laborales en la Universidad Pública Vasca.


¿Tú te consideras un poeta? Hablas de tu poema, lo clasificas ya dentro de ese estilo literario, pero dices no haber leído poesía ¿Es eso posible? ¿Crees en las clasificaciones, las escuelas, los estilos?

No me considero un poeta, simplemente de vez en cuando elijo usar esta forma literaria para tratar ciertos temas. La poesía me exige ser conciso, profundo y usar las palabras con estilo. Antes de ponerme a escribir, sobre todo antes, me preguntaba, cómo quiero tratar este tema, quiero ser breve, pues elijo el aforismo, quiero explayarme, pues elijo el ensayo, quiero exigirme profundidad, pues elijo la poesía, es un recurso literario más, y por volumen de palabras no es el que más he usado, ya que el primer puesto se lo llevan los aforismos.


¿Sigues escribiendo? En Internet hay algunas referencias de publicaciones tuyas. ¿Tienes alguna obra publicada con una editorial? En caso de ser así ¿Puedo obtener imágenes de tus libros?

Hace ya bastante que no escribo, desde hace bastante tiempo estoy con otro apartado de la creatividad: la creación musical, y poco a poco los sonidos han ido ganando la batalla a las letras, así que de un tiempo a esta parte he ido dejándolas un poco de lado. El único libro que tengo es uno autopublicado, se titula Centro y Contorno (Pensamientos y Poesía), en este link tienes una imagen del mismo así como la posibilidad de su descarga gratuita:http://www.librear.com/librosgratis/libros/centro-y-contorno/

Centro y Contorno, entiendo, es tu blog personal ¿es así?http://centroycontorno.blogia.com/ Las últimas entradas que registra son de 2010, ¿por qué ya no has escrito ahí? ¿Tienes otro espacio en el cual escribes?

Centro y Contorno fue iniciado como un proyecto y como tal tenía que empezar y acabar, con la publicación del libro di por cerrado el círculo así que el blog como tal, en cuanto a contenido, ya estaba completo. Ahora estoy con mi segundo blog,http://egoydubito.blogspot.com.es/, en el que sobre todo publico mis creaciones musicales, que están publicadas tanto en Centro y Contorno como aquí. El primer disco lo publiqué en el año 2007 y básicamente se trata de una hora de melodías hechas con guitarra española, fue mi primera incursión con este instrumento, empecé a tocar sin tener ni idea ni de composición ni de solfeo, compré un micrófono y nació esta obra, "Ocaso".
Al año siguiente, en el 2008, empecé a descubrir programas de grabación, entre  ellos el Sound Forge, vi que podía meter filtros y efectos a los sonidos y así nació "Filter".
Más tarde en el  2010 descubrí un programa de edición y composición de audio llamado FL Studio, enredando enredando nació "Air", con el cual me acuerdo que tocaba las teclas del ordenador portátil como si fueran un sintetizador.
Como poco a poco le iba cogiendo el gustillo a esto de la música decidí comprarme un piano y una guitarra eléctrica, en los años 2010,2011 y 2013 con estos instrumentos y FL Studio nació la trilogía de "Aurora", de la cual estoy muy satisfecho.
En el segundo semestre del 2013 con un nuevo piano y un nuevo programa de composición y edición de audio: el Sonar X2 nació "Inmersion", que junto con la trilogía de Aurora son para mí discos muy especiales, y finalmente en el 2015 he sacado mi octavo disco "Sonidium", con todos ellos he intentado expresarme de otra forma distinta a las palabras. A parte de todo esto en este segundo blog también hay algún escrito aforístico, vídeos y fotografías, supongo que cuando tenga algo que decir de nuevo volveré a retomar la escritura. 


Me llama la atención que no ocupes ninguna red social ¿tienes alguna aversión a ello?


No tengo ninguna aversión a las redes sociales, simplemente que para mí no tienen ninguna utilidad. No me gusta que alguien me tenga que decir cuantas palabras puedo o no puedo usar (Twitter), o que tenga que estar mostrando a los demás cuántos “amigos” tengo, o tenga que estar dando al dedito de me gusta o no me gusta (Facebook), para mí son un negocio que usan a las personas como productos, como mercancía, como publicidad, quien quiera verlo bien, y quien no, pues también bien. Estoy contento con mis blogs, tengo la absoluta libertad para hacer lo que quiera, diseñarlos, modificarlos… no necesito ninguna red social y por eso no las uso.


A raíz de lo ocurrido con tu poema. ¿Crees que Internet debería tener una regulación especial o debe continuar como hasta ahora siento autoregulada? Esto es que como colectividad continuemos formándola y evidenciando las fallas que hay.


Internet no se puede regular, sólo se puede reaccionar ante lo que ocurre en él (o ella no sé cómo clasificarlo/la). Internet lo forman millones de personas y sobre eso es imposible regular nada, además las tecnologías siempre van a ir por delante de las leyes, y para cuando quieres controlar o regular algo ya ha salido miles de nuevas materias que exigen una nueva regulación y control. La responsabilidad de Internet depende de las personas que formamos parte de esta Red, nosotros le damos contenido, y de nosotros depende el uso y el fin que se da a ese contenido. Por la Red circulan miles de falsedades, de errores, de estafas al día, creo que somos las propias personas las que debemos ser juiciosos con todo ello y tratar con cuidado la cantidad apabullante de información que recibimos hoy en día.


¿Esta reflexión es de tu autoría? Alegría Prohibidahttp://poesias.es/poetas-noveles/alegria-prohibida Ahí hablas sobre la alegría prohibida en la poesía, fíjate que Pablo Neruda en sus memorias escribió precisamente sobre las críticas a su poesía y puso: “mi poesía se resentía de feliz. Me recetaba el dolor”¿sabías esto? ¿qué opinión te merece que la visión en Alegría Prohibida es similar a lo que Neruda dijo en algún momento sobre su poesía y las críticas hacia esta?


El tema de “Alegría Prohibida”, poema al que después cambié el nombre por “Metáfora”, trata sobre las continuas máscaras que ponemos a nuestras letras para que simplemente llamen la atención. Muchas veces uno puedo olvidar lo que quiere escribir y se centra en escribir sobre temas y asuntos que los demás quieren oír, y eso me parece un error. No comparto esa similitud que encuentras en las palabras de Neruda, según él su poesía le recetaba el dolor, se resentía de felicidad, es decir experimentaba un mal por sentirse feliz. El tema de Metáfora es totalmente el contario, en este poema se critica que haya que usar la poesía para expresar solamente el dolor, que junto con el amor parece que son los temas encasillados de esta forma literaria. La poesía es mucho más que dolor y amor, y una muestra de ello pues… “Metáfora”.


No hay comentarios. Comentar. Más...

SOBRE LA ELECCIÓN AL ESCRIBIR

Cuando uno escribe sobre algo lo único que está haciendo es diferenciar ese algo de todo lo demás; se elige un tema, una idea, una cuestión, un sentimiento, una percepción, y se lo dota de forma, de estilo, de intensidad, o lo que es lo mismo; se deja en ese escrito una marca de nuestra forma de ser, de nuestro estilo de comunicar, de nuestra intensidad verbal. Cuando leemos un escrito no estamos haciendo otra cosa más que leer algo que ha preocupado al escritor, o al menos así debiera ser, ya que en desarrollar lo que nos quiere decir es en lo que se ha ocupado, y todo lo que ocupa (sobre todo si va enfocado a un tercero) acaba por preocupar. Entonces llega la gran pregunta, la gran interrogación cuyo punto negro no para de presionar la cabeza del creador de líneas, goteándole sin descanso e impacientándole con un... "¿Sobre qué escribo?" Y cuando esa interrogación se convierte en una exclamación: "¡sobre esto!", llega la elección.

Entonces no importa nada más, no importa nada más pero el escritor quiere que importe lo que él escribe, y por lo tanto tiene que seguir eligiendo: cómo lo expreso, con qué tono, cómo lo plasmo, con qué palabras, cómo lo cuadro, en definitiva, de qué forma digo lo que quiero decir; y así todo el escrito no se convierte más que en un cúmulo de elecciones. Según se van desarrollando van siendo más decisivas: esto se podría retocar, esto quedaría mejor así, se podría cambiar una frase para que se asocie mejor con la siguiente, dejo por ahora entrever algo para más tarde descifrarlo, etc... Puede que la idea original no se parezca en nada a la que ahora se está formando, con la elección también deseleccionamos, y el escritor va puliendo así algo que cree especial sobre todo lo demás. Entonces llega la hora de contemplar la obra creada, se haya dicho lo que se haya dicho está claro que una parte de lo expuesto es una parte del escritor, porque... qué hace éste sino describirse a sí mismo cuando escribe: sus inquietudes, sus deseos, su fortaleza y sus limitaciones, su cultura y su incultura, todo esto queda plasmado como si fuera una imagen en negativo en su escrito, detrás de él, sin percibirse a primera vista, pero moldeando y definiendo su forma.

También es cierto que muchas veces, el tema en cuestión no es más que una excusa, una tapadera, una salida trasera; se siente la necesidad de comunicar, se siente el deseo de explicar con palabras lo que hasta ahora ha sido una vivencia, una experiencia, y aunque parezca contradictorio, solamente en estos casos el autor es quien no elige, se siente abordado, se siente urgido a satisfacer esa necesidad, la necesidad de exteriorizar; ahí el autor no es más que un medio siendo esta ultima, el impulso. Y ya se puede ir el autor por donde quiera, que si tiene que escribir sobre algo y como sea lo acabará haciendo; así en estos casos es el tema quien lo elige a él, es, la elección inversa.

No hay comentarios. Comentar. Más...

SOBRE LA OTRA FORMA DE QUERER

Si el azar o la voluntad son las encargadas de unir dos vidas hasta entonces desconocidas, está claro que son la perseverancia y el deseo los encargados de mantener unidos dos mundos que, o bien se complementan, o bien encuentran en su contacto puntos de interés que acrecientan la vitalidad y la fuerza de los mismos; esto mientras haya contacto, pero... qué ocurre cuando por causas ajenas a la voluntad de los dos mundos la unión de ambos se va alejando, cuando poco a poco desaparece la asiduidad e irremediablemente, la fuerza por querer mantener unidos dos caminos encaminados a su separación mengua. ¿También ha de desaparecer tarde o temprano lo que esa unión ha significado hasta entonces? ¿También hay que alejarse mentalmente con el paso del tiempo de ese significado? Sería sencillo responder a estas preguntas con un rotundo: "¡claro que no!, si el que decide el proceso y el alcance de una relación eres tú", pero cómo... Si el querer a alguien es algo recíproco y la manutención de ese querer se basa en esa reciprocidad, cómo se puede seguir queriendo a una persona cuando ésta ya no existe, de qué me vale el querer sentir algo sino tengo enfrente al receptor con el cual quiero compartir ese sentimiento; esto es lo que a priori me viene a la cabeza cuando pìenso cosas así; hasta que de pronto otra pregunta me asalta, me desvela y me recrimina... ¿Pero tú ya estás seguro de saber lo que es querer?

El primer pensamiento acerca de esta duda me lo dio de golpe cierta persona cuando en cierta conversación ante su pregunta de por dónde iba a ir encaminada nuestra relación, se reafirmó ella misma diciéndome: "pero es que yo quiero quererte", a parte de los cincos segundos que me quedé sin poder contestar a esta decisiva afirmación, de nuevo una pregunta inquietante como un calambre me impidió seguir con normalidad el resto de la conversación, porque...¿Existe algo más fuerte en este mundo que el querer querer? En algunos instantes desde entonces esa pregunta (y esa persona) aparecen  de nuevo en mí y aunque a ella no la he vuelto a ver físicamente, su frase se ha quedado asociada en mi mente para siempre con su imagen, y ante la intriga de si para querer a alguien hace falta un contacto continuo, unas respuestas continuas, una reciprocidad continua, de nuevo aparecen esas palabras para darme un baquetazo en la nuca y reprocharme: "¿Todavía no sabes que existe otra forma, la forma en la que querer no es una condición sino una disposición?" Pregunta ante la cual me vuelvo a callar y rememoro a todas las personas que he olvidado querer... por el simple hecho de que ya no están junto a mí.   

 


APRENDIENDO A QUERERTE (BORRADOR)

Qué quiero de ti, quiero tu cariño, quiero tu admiración, quiero tu cuerpo, quiero tu vida, todo posesión; tú no eres un objeto, una cosa que pertenece a alguien, una muñeca que se deja llevar por los hilos de quien no sabe. Sólo pedimos, sólo somos egoísmo. Yo no quiero pedirte, quiero que me des lo crees que necesite, tú me das tu cariño, tú me das tu admiración, tú me das tu cuerpo, no los poseo, no son míos, sólo me los prestas, sólo los tengo porque tú me los dejas. Sólo sales momentáneamente de ti para entrar en mí. Yo no puedo exigirte nada, no me debes nada, no estás obligada a darme nada, tú me has elegido, yo te he elegido, no tenemos que darnos ninguna explicación, sólo convivimos, sólo me prestas tu felicidad, no te la arrebato, no te la doy, es tuya, tú la posees, no se la debes a nadie, no se la quitas a nadie, es tu libertad, es tu liberación, comprender que el mundo es mucho más que tú y yo. Lo comprendemos y nos lo mostramos, nos hacemos grandes, crecemos, no nos encerramos, no nos atamos, no nos ponemos uno en frente del otro sino al lado.

Qué espero de ti, un futuro seguro, siempre contigo, sin ninguna discusión, todo bonito, qué esperanzador. ¿Queremos engañarnos?, quién sabe lo que pasará mañana, quién sabe cómo acabará el camino si es que alguna vez acaba, pero a quién le importa, no hay mañana, sólo nuestras vidas que hoy se mezclan, se destapan. Te quiero ver tal y como eres, cómo sientes, cómo te comprendes, cómo reaccionas ante lo que te puede, y así aprendo de ti, aprendo de tu forma de ser, de lo que día a día transformas y dejas ver. Y así cada día es único, cada día eres única, porque todo es nuevo, porque todo vuelve a empezar, cómo me puedo cansar, cómo puedo decir que ya te conozco, que ya no tienes nada que mostrarme, nada que enseñarme, sólo nos quedamos en lo superficial, en lo que nos hace sentirnos mal, y si aparece alguna contradicción, je, es que creí que no eras así, te inventé y ahora que te veo tal cual no te puedo reconocer. En vez, de descubrirte desde un principio, creé a una acompañante que me reía las gracias, que escuchaba mis desgracias, que hacía sentirme especial, que estaba ahí siempre que yo la necesitaba, que era para ella un pequeño ídolo al que adoraba. Pero no siempre eres feliz, no siempre estás predispuesta a hacerme reír, a darme tu aprecio, a comprenderme, a cederte; ahí se demuestra el verdadero amor, no en los momentos maravillosos, en que todo es hermoso, en los que dar no es ningún reto, en el que el aprecio sale solo...


EGO Y DÚBITO

 

 

PRÓLOGO

         Es de noche, en un pequeño estudio, donde el único ruido perceptible  que rompe las pausas de los dialogantes es el incesante tic-tac de un reloj.

        

        Ego.- Es en esta hora anhelada, en la que he tenido que apartar al resto del mundo para ser consciente de mis propias satisfacciones y necesidades; en la que la sospecha a transformarme en un inminente misántropo ha devenido en una agradable afirmación, al comprender al fin que, ante todo, a lo que  uno ha de tender, lo que uno ha de ser, es un continuo principio de selección; en la que la voluntad de querer ser alguien ha destronado a la asiduidad de aparentar ser alguien.

        Es en esta hora codiciada te digo, en la que la vida se presenta ante mí más alegre que nunca, más viva que nunca, más completa que nunca, y las ganas de descubrirla y de saborearla se apoderan de mi ansia recuperada dispuesta a no apartarse, esta vez, de su  aspiración. 

         Dúbito.- Siempre me ha sorprendido ese ímpetu con el que inicias tus proyectos, tus “renacimientos”, pero recuerda que muchas veces ese ansia exaltada nacida antes de la acción hace que lleguemos extenuados al momento mismo de la acción, te propones hacer algo, lo veo en tus ojos y lo escucho en tu voz, dispones de las ganas y de la voluntad necesarias, pero… ¿Ya tienes la suficiente experiencia para mostrar lo que quieres mostrar?

         Ego.- Hay experiencias que si no llegan uno se las ha de inventar, y yo ya estoy cansado de esperar. Siempre postergo las acciones porque no se dan las condiciones necesarias, pero la única condición que es necesaria es la predisposición de uno mismo a querer llevar a cabo las acciones.

        No me importa si tengo o no experiencia, si lo que digo es o no verdad, si voy o no  por un buen camino, nadie sabe a dónde conducirá nada, todo lleva a alguna parte y a ninguna; mi única intención es interiorizar de una vez por todas que, esté donde esté, haga lo que haga, diga lo que diga, es a mí a quien me tengo que experimentar, sentir y apreciar, soy yo quien se tiene que esforzar en dar un sentido a mis situaciones, a mis movimientos, a mis palabras.

       Me dices que se corre el riesgo de decaer pronto si se quiere iniciar algo con énfasis e intensidad, es posible, sólo que en esta ocasión no es que quiera comenzar algo con vitalidad, es que ya la poseo y esta posesión es la que hace que irremediablemente inicie lo que quiero hacer. ¿Tengo experiencia para mostrar lo que quiero mostrar?, tengo la intención de mostrar lo que quiero mostrar, si lo hago bien o lo hago mal, si me lleva más o menos tiempo, si tendré o no el respaldo de los demás es algo que no me preocupa, que no me afecta.

      En lo único en lo que estoy interesado es en saber cuánto habré cambiado una vez haya concluido esta tarea, cuánto mejor o peor seré debido a este cambio, simplemente querer empezar algo no para saber su final sino para poder transformarme con su proceso.     

         Dúbito.-  Que las fuerzas que dices poseer te acompañen durante toda la etapa y que esa transformación que dices querer, te sea más para provecho tuyo que para despilfarro de los demás. Y dime amigo mío, ¿cuál es esa tarea que te propones comenzar?   

         Ego.- Averiguar de qué pasta estoy hecho.

         Dúbito.- ¿No lo sabes todavía?

         Ego.- Siento que hay cosas que no se saben hasta que no se enseñan a un tercero.

         Dúbito.- La ignorancia es muy grande, pero las ganas que tenemos de enseñarla lo es aún más. Y dime, qué método vas a utilizar para acometer esa averiguación, ¿acaso lo harás mediante la acción o mediante la contemplación, te dedicarás al estudio o a la improvisación, lo plasmarás o te lo guardarás? Si te decides por lo primero, de qué forma lo harás, ¿lo harás con sonidos o con letras? Si es con letras ¿qué recurso literario elegirás?: ¿El ensayo, la novela, la poesía, el aforismo…?

         Ego.- Contigo el diálogo.

         Dúbito.- Conmigo el diálogo…, buena forma de empezar a conocerte.

         Ego.- Quiero mostrarte lo que me importa y lo que no me importa, lo que sé y lo que no sé, pero te conozco, sé que me harás muchas preguntas y eso me ayudará en mi proceso.

         Dúbito.- Creo que tu llamada para estar conmigo esta velada ha sido el resultado de una curiosa premeditación.    

         Ego.- Hasta ahora los dos nos hemos necesitado, déjame esta vez que abuse un poco de tu cualidad. Tener la fuerza para conseguir hacer algo no es suficiente, uno ha de saber también elegir los medios para lograrlo.

         Dúbito.- En fin, es de noche y tienes mi curiosidad, empecemos a explorar.

 


SOBRE LA NECESIDAD

A.- Uso a las personas como simples medios para evadirme de mi aburrimiento, pretendo encontrar mi felicidad en la felicidad que me imagino los demás poseen, aún siento la necesidad de necesitar algo ajeno a mí. Siento además que esta necesidad no es sincera, que necesito por el simple hecho de que en este momento nadie me necesita a mí. Mientras me ocurren situaciones, mientras me ocurren experiencias no hay los demás, pero cuando llega la hora de la inactividad, de la soledad, pretendo recurrir a llamadas, a encuentros, a terceros, para disfrazar en forma de: "¿qué tal te va?, ¿tienes algo que hacer?", "hace mucho que no sé de ti" este uso como medios al que hago referencia. Al final uno cree que, todas las relaciones, sólo existen por propio interés, y que se forjan y desarrollan tras una cortina de humo que difumina el verdadero valor para el que deberían estar destinadas, un valor que parece no ser más que una mera idealización y deseo creado para que mi necesidad no tenga fin.

B.- De lo que comentas me alegro que no lo hagas de manera genérica, cada vez estoy más convencido que las personas que hablan o escriben de una forma plural usando términos del tipo: "vemos", "hacemos", "creemos", "sentimos", se toman demasiadas libertades, pretenden hacer de sus problemas un problema de todos, pretenden hacer creer que hablando o escribiendo así, conseguirán más adeptos y seguidores para satisfacer su "necesidad" de hacer que lo que peroran se convierta en algo global, ya sabes que actuando de una forma general uno siempre se protege de lo particular, parece que aún no han encontrado a nadie que les susurre "eso, según tú". Por ello te doy la enhorabuena por enfrentarte a tu problema de una forma individual, exponiendo primero lo que percibes para acto seguido intentar encontrar una solución a la necesidad que tienes de encontrar soluciones.

A.-  ¿Quién tiene más necesidad, el que necesita o el que se cree necesitado?, ¿el que depende de alguien o el que necesita que los demás dependan de él?

Si quiero ser libre, también debo aprender a necesitar en la medida justa y a necesitar en la medida justa que los demás dependan de mí, la vida no es más que una puja por encontrar esta libertad, este equilibrio de necesidades. Habrá quien encuentre el grado justo de la balanza cuando sepa estar sin ellas, cuando no necesite de manera continua sentir necesidad y sentirse necesitado, por entender que solamente así se encuentra y se puede dar un descanso a la propia vida, y habrá quien no sepa dar, por lo que los demás no lo necesitarán, y habrá quien no sepa recibir, por lo que no se permitirá con ello sentirse necesitado, tres opciones y una sola necesidad, el elegir entre ellas.

B.-  Tres opciones y una sola necesidad, el saber cuál has elegido ya.  

No hay comentarios. Comentar. Más...

SOBRE LA SENTENCIA FIRME DE QUEDA PROHIBIDO


Tengo que agradecer a mucha gente la confianza y ánimos que me han ofrecido desde que se inició ya, años atrás, este contencioso: a mis amigos (ya sabéis quienes sois) por haber estado ahí, a mi familia, por vuestro apoyo incondicional, a Ignacio y Jacobo Belmonte, por su buen quehacer en todo momento y por haber creído en mi defensa desde un principio, al Magistado-Juez Edorta J. Etxarandio, por elaborar un completo ensayo sobre la Propiedad Intelectual y habernos dado una instructiva lección a ambas partes, y sobre todo, a ti, mamá, que te has ido sin saber el resultado final de nuestra lucha, es el que ya sabías que iba a ser. A todos, gracias.




SOBRE EL NARCISISMO

 

La belleza es lo más importante que existe, el sentir que atraes a los demás te da un poder y una satisfacción indescriptibles. El tiempo que tardo en arreglarme y en hacerme tiene que ser retribuido con recompensas en forma de halagos y sumisiones. La sensación de que el mundo gira en torno mío, siendo yo el centro y el contorno de mi vida y de la vida de los demás, es un placer poco comparable al resto de los placeres. El cuerpo fortalece la mente, por eso cuanto más ejercites y agrandes tu cuerpo, más vigorosa y enérgica estará tu mente. Sólo existe lo que ves y lo que más ves en esta vida es tu cuerpo, dale entonces la fe que se merece, sólo a él le has de rendir el mayor de los cultos.

Mi relación con los demás es un mero trámite, son simples medios para hacer que mi vida no sea aburrida e insulsa, las conversaciones, los encuentros, los compañeros de trabajo, mis amigos, sólo están cuando me hacen falta, los uso y los dejo a mi antojo, sólo son casualidades que me acontecen para que puedan contemplarme. Para mí los otros son una especie inferior, los degrado en mi mente hasta convertirlos en seres odiados y feos, no me importan en absoluto sus vidas, sus problemas o sus éxitos, son solamente una pérdida de tiempo.

Los demás son mi enemigo, envidiosos y vengativos, desean lo que yo tengo, lo que soy, continuamente me tengo que estar defendiendo de ellos, por eso no puedo dejar ni un momento que entren en mí, que me contagien, que me degeneren, por eso no me ato a nadie ni estoy con nadie más de la cuenta, el tiempo justo para que experimente mis dones y mis cualidades y si se presenta la ocasión, algo más.

La sociedad de hoy en día me lo pone muy fácil, idolatra la imagen, da facilidades a la plebe para que se acostumbre continuamente a estar admirando y mirando caras y cuerpos, se dejan llevar por superficiales publicistas y productores que les venden la vida en forma de facilidades, que hacen de niños y niñas hombres prototipo y mujeres deseosas, la sociedad es un ser débil que necesita ídolos para vivir y para sentirse viva. Los iluminados se dan cuenta de ello y aprovechan esa debilidad en beneficio suyo ofreciendo a la sociedad lo que desea, conocen lo vulgar del ser humano, no necesito más que seguirles el juego para tener éxito en esta vida, así que lo único que pido a la sociedad es que no cambie.

Sé en la época que vivo, sé a dónde nos conduce el tiempo, solamente me aprovecho de ello. Antaño me enseñaron el valor del altruismo, de la compasión y de la benevolencia, fui a un colegio cristiano, niño querido y mimado, experto en el arte de cooperar y de agradar, pero hoy he abierto de par en par mi ventana, la he abierto y me he asomado, y un rayo me ha atravesado los ojos haciéndome ver la realidad. No existe la verdadera compasión, no hay verdadera cooperación, no hay verdaderos espíritus benevolentes, solo hay... narcisismo. Uno sólo existe para que todos los valores infundados que posee sean provechosos en su vida, me enseñaron a despreciar el egoísmo, pero el egoísmo mueve al mundo, no os engañéis, no me engañéis. Nos compadecemos para querer ser compadecidos cuando nos toque, cooperamos para pedir ayuda cuando la necesitemos, somos benevolentes porque queremos recibir la misma cara de la moneda, en este mundo estamos sumergidos, siempre ha sido así porque así es el ser humano, narciso contra el mundo de los valores.


SOBRE NUESTRA ACTIVIDAD Y NUESTRA PERSONALIDAD

 

Es mucho más sencillo reaccionar ante lo que nos proviene del exterior que actuar por movimientos propios. Tenemos que tener cuidado  cuando clasificamos a una persona en las siguientes formas, diciendo por ejemplo; "es una persona muy activa", o bien "es una persona con una gran personalidad".

Lo primero que debemos preguntarnos es si no nos habremos adelantado en nuestras calificaciones al no sospechar que lo único que hacemos la mayoría de las veces es sencillamente dejarnos llevar por los acontecimientos y dotarnos con ello del protagonismo que nuestro ego nos exige que tengamos. Un caso claro de la primera catalogación lo representan aquellas personas que no saben estar quietas, que continuamente necesitan hacer algo, que continuamente necesitan decir algo, "su actividad" se basa principalmente en hacer ver a los demás que son capaces de hacer ese algo, aunque no sea más que en apariencia.

Nosotros entendemos la actividad de una forma bien distinta, no se trata de una actividad frente a nadie, no es una demostración de nada, nuestra actividad consiste en haber elegido nuestro camino y desarrollarnos a través de él, sin necesidad de testigos ni explicaciones, no consiste en que nos sucedan hechos que nos hagan hacer algo sino en hacer algo para que nos sucedan nuestros hechos.

El segundo caso trata de aquellas personas que se las dan de poseer mucha personalidad, ante esto nos deberíamos preguntar si en el fondo lo único que hacen no es más que dejarse llevar por su carácter, por sus instintos, por sus impulsos. "Su personalidad" consiste en hacer ver a los demás que están dotados de una personalidad, pero ésta en seguida desaparece cuando no están los demás, cuando no hay otros con los que ésta continuamente se pueda alimentar y acrecentar. Nuestra personalidad es bien distinta, no es que esté libre de incertidumbres, de titubeos, de mejoras o de dudas pero sí está  libre de mostrar lo que no es, de dar lo que no tiene,  está libre de falsedad.

Nuestra actividad y nuestra personalidad han de ir acompañadas de la mano, nuestro fin ha de ser el encontrar la fusión entre la una y la otra, debemos preguntarnos si la mayoría de nuestros problemas no son consecuencia de una mala o nula combinación entre ambas, nuestros días deberían ser el fruto de una continua lucha por encontrar y perfeccionar esta unión.

No hay comentarios. Comentar. Más...

SOBRE EL ESCRIBIR AL DESCUBIERTO

 

Detrás de toda obra siempre existe una historia, por lo general, más interesante que la propia obra. Si quitáramos todos  los velos que la disfrazan, todos los argumentos intencionados que la forman, todos los cambios progresivos que ha sufrido  desde que fue proyectada  originariamente por el autor, nos quedaría solamente una cosa: una experiencia más clara y más real del propio autor. Cuando leo, me gusta pensar qué es lo que ha llevado a ese escritor a escribir lo que escribe, en qué fases de la vida está, qué es lo que ha tenido que vivir e interiorizar para expresar lo que nos quiere expresar, me lo imagino creando la propia obra, recordando, analizando, transformando, inventando, luchando con todas las ideas e impedimentos que le han surgido y que le surgen en el mismo momento de la composición.

Estos momentos casi nunca se perciben ya que solamente quedan en el fuero interno del autor, y son muy pocos los que se atreven a escribir sinceramente para que los demás podamos ser partícipes de esa experiencia, por eso prefiero el proceso al resultado, este último casi siempre es artificial, comprimido, intencionado, pero lo que hay detrás, lo que no se ha dicho, lo que no se ha percibido, lo que no se ha logrado hacer es mucho más grande, extenso y atrayente que lo que sí se ha realizado.

La escritura es un buen método para todos aquellos que pretenden hacer creer a los demás lo que ellos mismos no creen, que dicen a los demás lo que ellos mismos no son capaces de hacer, es un buen método para no dejarse al descubierto, para no dejarse conocer, de ahí que la historia que se quiere ocultar siempre es más interesante que la que se quiere mostrar, depende del lector quedarse con lo que lee o ir un paso más allá.

   

No hay comentarios. Comentar. Más...

SOBRE GOETHE



Acabo de terminar de ingerir Conversaciones con Goethe de J.P. Eckermann, la verdad es que desde hace bastante tiempo sentía curiosidad por adentrarme en esta obra, sobre todo al ser en su día catalogada tan contumazmente por Nietzsche como “el mejor libro alemán que existe”. La primera sorpresa que me llevé al empezar a leerla es que ésta está escrita en forma de diario, Eckerman anota y desarrolla por fechas las diferentes conversaciones que mantuvo con este hombre sobre los más diversos temas (arte, sociedad, vida, cultura, política, juventud…), al principio choca un poco por no seguir una línea argumental o una continuidad a las que tanto estamos acostumbrados (en el fondo cualquier parte del libro puede ir en cualquier parte del libro), pero al final esta fórmula resulta grata ya que la obra en cuestión se compone de 868 páginas por lo que así no importa por donde la dejes o por donde la empieces, en cualquier parte de ella encuentras casi siempre una pragmática conversación independiente de todas las demás.

De Goethe en sí he leído muy poco (por más que lo intento no puedo acabar la segunda parte de su Fausto) y, aunque hasta que no se lee a un autor uno no puede saber realmente lo que nos quiere decir por mucho que nos hayan hablado de él, Eckermann consigue que te adentres dentro de este genio que tanto en palabras como en actos hizo de su vida un compendio de lo que ha de ser un auténtico ser humano.

De la degustación de esta obra he podido sacar dos conclusiones, o mejor dicho, dos reafirmaciones de algo que ya me intuía hace tiempo. Una de ellas es la comprobación de la cantidad de sencillez y humildad de las que están dotados los grandes hombres (uso esta palabra sin hacer distinción de sexos). Cuando vas leyendo la cantidad de experiencias que alguien puede tener en su vida, la cantidad de cultura, de arte, de artistas, de personajes históricos de los que se ha rodeado, la cantidad de obras que ha creado y expresarlo de la forma en la que Eckermann nos muestra que lo hacía Goethe (el cual decía que fue lo que fue e hizo lo que hizo simplemente porque dejó que la vida se acercara a él), te das cuenta de la excesiva importancia que nos damos a menudo a nosotros mismos y a nuestras situaciones, convenciéndome así de que, a quien sabe lo que es, no le hace falta vanagloriarse de lo que es ni de lo que hace, sabiendo que la mayoría de las cosas que se hacen no son sólo mérito nuestro sino que detrás se esconden muchas segundas voces y segundas vivencias de las que no siempre somos conscientes (cuando empezamos a serlo es cuando aparece esta humildad).

La otra reafirmación es haber comprobado la capacidad que tienen todos los grandes hombres de admirar al ser humano. Ya pueden haber creado las obras más alabadas o más complejas que siempre encuentran lugar para elogiar y para pregonar las hazañas de otros. En el caso de Goethe era conocida su admiración hacia Napoleón, en el cual veía representado al prototipo de hombre de acción y de productividad, lo más curioso de esta historia es que a Napoleón le ocurría tres cuartos de lo mismo, llegando a decir de Goethe a sus hombres una vez que estas dos personalidades coincidieron: “he aquí a un hombre”. Admiración mutua de dos monstruos de la historia, la cual nos deja decenas de ejemplos, demostrándonos así que no se puede ser un gran hombre si uno no es capaz de saber  admirar a los hombres.

Me dan ganas de dejar unas cuantas frases del libro, las cuales hacen que todas mis obras no sean más que juegos de palabras de un principiante, pero ante lo peliagudo de los derechos de autor en esto de la Red, prefiero que a cada uno le llegue lo que le tenga que llegar y cuando le tenga que llegar, que así es como suceden siempre las mejores vivencias de nuestra vida.

No hay comentarios. Comentar. Más...

MEMORÁNDUM

 

A- Hola, buenos días.

B- Buenos días, ¿qué desea?

A- Pues... verá, yo venía a venderme.

B- Ah muy bien, tome asiento, un momento que le tomo nota para que no se nos escape nada. Vamos a ver, dice usted que viene a venderse, perfecto, bueno pues empecemos, ¿su nombre por favor?

A- Sr. Cualquiera.

B- Muy bien Sr. Cualquiera, ¿cuál cree usted que es su precio?

A- Mi precio, pues... por lo menos lo que han invertido en mí para que pueda devolverlo, veintiún años de educación.

B- Humm, veintiún años de educación, eso no es mucho, pero con algo hay que empezar, ¿no tiene usted ninguna experiencia que incremente su valor bruto?

A- No mucha la verdad, un poco de clases prácticas, pero nada que ver con el mundo real.

B- Humm, nada que ver con el mundo real, eso no nos ayuda mucho, pero no se preocupe, a partir de ahora descubrirá ese mundo real, mire aquí le vamos a dar una oferta que le ayudará a curtirse. Vamos a ver, como sabe ésta es una empresa de cárnicos, muy interesante, su jornada laboral será de diez horas diarias entre semana y de cinco horas todos los sábados, por supuesto el primer año no tendrá derecho a vacaciones y las pagas extras son una leyenda urbana que ha estudiado en la universidad, como muchas otras cosas que ha interiorizado no debe creérselas. Como es el primer trabajo que usted tiene le haremos un contrato en prácticas, esto es, durante los dos primeros años cobrará un sesenta y un setenta por cien del salario establecido, aunque no se preocupe en un mes ya será capaz de desarrollar las mismas tareas que las del resto de sus compañeros. Sus obligaciones como buen empleado serán: la obediencia, la plena disponibilidad y la sumisión, estará a cargo de un encargado que le dejará a cargo de un oficial el cual le dejará a cargo de un trabajador para que le enseñe todo lo que debe saber, el primer día tendrá que hacer el sacrificio de rodar de mano en mano. Le pondremos en el contrato la categoría que se merece según su nivel de estudios, esto es, oficial de primera, aunque los tres primeros meses los cuales estará a prueba, su tarea será la de descargar trozos de carne vacuna del camión y trasladarla a la cámara frigorífica, puede que le parezca contradictorio, pero esta tarea es fundamental para que vaya asimilando el funcionamiento de la empresa. Puede que durante su jornada note algún tipo de cansancio pero ha de saber que sólo es un producto de su imaginación, al trabajo se viene a trabajar, aquí no se le va a pagar para que descanse, le aconsejo que haga ejercicios respiratorios mientras carga algún becerro y verá como enseguida se le pasa. De vez en cuando aparecerá algún cliente y usted tendrá que mostrarle su mejor cara, no importa lo que le haya acontecido en ese día o los problemas que usted haya podido encontrar durante su jornada, muestre siempre su mejor sonrisa, le aconsejo que practique delante del espejo durante una o dos semanas agradables gestos de bienvenida y de despedida para que se vaya acostumbrando. Posiblemente, aunque esto no debería decírselo pero me ha caído usted bien, cuando se le acabe el contrato y le toque coger vacaciones, le echarán de la empresa durante ese mes, pero no se preocupe, si usted ha sido un buen trabajador no tardará en regresar, es un mero trámite administrativo que hace la empresa para no cotizar en vano mientras usted no trabaja y disfruta de su tiempo libre, amén de quitarle la antigüedad como premio a sus servicios. Bueno y de momento creo que esto es todo, ah, huelga decir que su vida y sus problemas personales son algo que sobran en esta fábrica, esto no es un colegio ni un centro de terapia psicológica, tendrá que aprender a convivir con muchos tipos de personalidades, las cuales pueden estar o no de acorde con la suya, eso a usted no le toca elegir, pero todas estas casualidades no le ha de influir lo más mínimo para que rinda al cien por cien todos los días. Sobra también decir que por supuesto la empresa no quiere ningún tipo de conflicto, para eso les hemos suprimido el derecho a reunirse o a crear cualquier sindicato, créame que todo esto es por su bien, este tipo de acciones no traen más que dolores de cabeza y peleas, por eso usted estará muy bien mientras haga lo que la empresa le ordena, así podrá tener la oportunidad de trabajar muchos años y curtirse un futuro provechoso, aunque de la jubilación ya hablaremos en su día. ¿Qué le parece?, Sr. Cualquiera.


SOBRE EL LEER

 

Hay ciertos autores a los que no nos basta con leerlos, tenemos que sentirlos y absorberlos, ésta es para mí la primera cualidad que ha de tener un escritor para hacer que su obra me atraiga; tener la suficiente capacidad para henchir de significado y de naturalidad a sus palabras que leyéndolo parezca que tenga a alguien a mi lado. La cercanía del autor y su capacidad para reflejar su interior de una forma espontánea es lo que me declina a la hora de elegirlo y seguir con él mi camino o apartarlo para dejar que siga él con el suyo.

Entre las diversas lecturas que uno puede acometer, la que me golpea en los ojos y me hace cuestionar mis actos es sin duda mi predilecta. Afortunadamente hace tiempo que sigo a unos pocos elegidos en los que he encontrado esta facultad, seres que fueron capaces de plasmar sus ideas y pensamientos en tinta de tal forma que mis ideales han encontrado en ellos un bálsamo donde poder fortalecerse y expandirse sin temor alguno. Creo que es muy importante que lo que leamos en serio a lo largo de nuestra existencia siga un mismo rumbo, que vayamos de autor en autor porque nuestros momentos vitales nos han llevado a ellos, que cuando empecemos a recordar el sentido que han tenido en nuestra vida nos surja la pregunta de si hemos sido nosotros quienes los hemos elegido o han sido ellos quienes nos han elegido a nosotros. Si en cada etapa de nuestra vida no nos han de faltar nuestros mejores amigos de la misma forma no nos han de faltar nuestros mejores autores, y pienso que si los primeros no deben superar en número a los dedos de nuestra mano el mismo tratamiento deberíamos dar a los segundos.

Cierta vez moldeé un aforismo en el que me obligaba a cumplir una promesa, no escribir nada que una vez escrito no me hiciera ser distinto a lo que era antes de escribirlo, presupongo que tan o más importante es hacerse la misma promesa con la otra cara de la moneda, no perder el tiempo leyendo textos que no me afectan en absoluto, que no guardan relación con mi vida, que no mejoran ni estimulan mi día a día es un dogma que deduzco que hay que empezar a interiorizar, sino es así, al final, el leer por leer, por pasar el tiempo, el leer de todo y a muchos cansa, tantas ideas diversas, tantas palabras ajenas, tantas experiencias desiguales ... al final siempre nos bañamos en una pequeña porción del mar, hay que saber elegir la zona en la que más a gusto nos encontremos, algunos preferirán las zonas cristalinas para ver mejor las profundidades, otros preferirán bañarse en aguas opacas para no ver lo que tienen debajo, algunos preferirán mar adentro donde puedan bañarse a solas, otros al lado de la orilla donde puedan estar rodeados de gente, otros preferirán bañarse en aguas frías, otros en aguas cálidas, ¿dónde prefieres tú?.


SOBRE EL ECHAR DE MENOS A ALGUIEN.

 

A- Parece que tu mente estos días está ocupada y centrada en el recuerdo de una sola persona, te veo un poco nublado y absorto en todas las cosas que haces, no las estás viviendo, no las estás interiorizando, las estás dejando pasar mientras la vida se pone delante de ti, apartas la mirada hacia tus recuerdos aunque estos te obliguen a sentirte incómodo, ¡ hasta tal punto te llega a pesar la fuerza de esas cadenas y la atracción de esos momentos que ya han pasado!, sólo que... ¿no crees que ya es hora de tratarlos como lo que son y no sustituir al presente por las imágenes que tienes en tu mente?

B- No me seas tan exigente, deja de vez en cuando que me evada, ya sé donde estoy, hace tiempo que aprendí a encontrar solo mi camino, es sólo cuestión de tiempo. Por eso a veces me permito el lujo de perderme, de imaginarme como sería mi vida en otras situaciones, es cierto que a veces esa imaginación se convierte en deseo y es entonces cuando tengo que luchar por saber realmente lo que quiero y a quien quiero. La echo de menos, echo de menos lo poco que he vivido con ella, he querido hacer de esos pequeños lapsos de tiempo algo eterno, pero aún tengo que aprender a encontrar mi equilibrio, a frenar a tiempo para no cruzar la línea del arrepentimiento, esa es ahora mi batalla, haber deseado algo más, haber comprendido que no podía llegar y tener ahora que recordarlo.

A- Siempre vivimos situaciones especiales pero no las conviertas en tu campo de batalla, realmente siempre queremos más de esas situaciones, queremos que no acaben los momentos que nos hacen sentirnos bien, ya sabes que la eternidad es un instante y tú has vivido ahora más que nunca eso en tus propias carnes, es curioso lo fuerte que nos puede atrapar una persona aún estando muy poco con ella, son esos tiempos esporádicos pero intensos los que se graban con fuego en nuestra mente, no creo que haya nada malo en ello siempre y cuando sepas que no hay nada malo en ello.

B- Lo malo que hay en ello es simplemente el uso que yo hago de esos recuerdos, paso de querer a una persona a sentir rencor hacia la misma, porque tan pronto recuerdo situaciones agradables con ella como luego me imagino otras en las que no me dio lo que yo esperaba o en las que creo que me merecía algo más de lo que recibí. Esta experiencia me está enseñando qué nivel de egoísmo puede llegar a habitar en mí, cuanto de egoísta puedo llegar a ser a la hora de recordar, sé que todo lo que recuerdo está solamente en mi imaginación puesto que la otra persona tendrá otros recuerdos, tendrá otros momentos grabados en su mente diferentes a los míos, pero este grado de egoísmo llega incluso a querer que la otra persona tenga mis propios recuerdos, llega incluso a querer que la otra persona viva mi vida conmigo, que deje todo lo que hasta ahora estaba viviendo para continuar haciéndolo conmigo. Esta experiencia me está enseñando que cuando recordamos no hacemos más que revivir trozos de partes completas de ciertos momentos, y que al recordar a una persona y recordar lo que nos dio, lo que no nos dio, lo que hizo, como actuó, etc... sólo estamos imaginando las impresiones que quedaron grabadas en nosotros en aquel momento, sin pararnos a analizar todo lo que hay detrás, lo que sentía la persona en ese instante, lo que hizo que dijera tal cosa, si era eso lo que quería decir, lo que quería hacer... basta con observarnos a nosotros mismos cuando actuamos delante de los demás, los recuerdos que tengan de nosotros muy pocas veces se asemejarán realmente a la realidad ya que la mayoría de los recuerdos están basados sobre hechos externos, sobre frases, sobre reacciones y la mayoría de las veces todo esto es contrario a lo que realmente se siente. Por lo que se ve, también tengo que aprender a echarte de menos, a recordarte con una media sonrisa en los labios, a estar agradecido por haber vivido todo lo que he vivido contigo, a estar seguro de que en todo momento lo único que quería era que estuvieras bien, que lo pasaras bien, tal vez lo quise demasiado y este deseo es el que ahora se hinca en mis recuerdos. Aún tengo que aprender a echarte de menos y labrar dentro de mí el recuerdo que quiero tener de ti.

A- Parece que te ha calado hondo la experiencia que has tenido en unos pocos días, espero que vivas con la misma intensidad los hechos venideros, y si esto te ha servido para aprender a recordar mejor y para aprender a echar de menos a las personas, supongo que ya es hora de que tires por la borda ese sentimiento de incomodidad y de aprisionamiento de los que te has rodeado cuando esa persona estaba ausente. Y ahora que vas a tardar mucho en volver a verla espero que cada día seas algo mejor para que la próxima vez que os veáis os deis y os dejéis unos buenos y auténticos recuerdos.

B- Veo que sigues siendo un auténtico experto en esto de rematar los finales, el único que puede curar esta incomodidad que siento es el tiempo; el paso de las horas es el mejor calmante.

A- No lo es sino aprendes nada de ello, también uno puede acostumbrarse a sufrir, a encontrar placer en el hecho de sufrir. El echar de menos a alguien también puede convertirse en un vicio, de ahí nacen la mayoría de las obsesiones que sentimos sobre alguien, el paso de las horas puede tranquilizarte o inquietarte más, has de aprender a ordenar todo lo que sientes; aunque parece mentira que te sientas mal por lo que has vivido, ¿crees que la otra persona se merece quedarse así en tus recuerdos?

B- Tienes razón, aún tengo que superar todo el egoísmo que tengo en mí, pero no te preocupes, las buenas conversaciones son las mejores amigas de las recuperaciones, al final solamente ha sido un tumulto de emociones que casi se me desbordan y desahogarse sobre lo que te ahoga siempre es bueno. Lo vivido, vivido está y ahora hay que seguir para adelante, hay que apoyarse en los recuerdos cuando uno los necesite y cuando nos sintamos mal por recordar a una persona y la echemos de menos, no debemos cerrar ese pensamiento sin la mejor imagen que tengamos de la misma; ésa ha de ser la imagen que nos ha de acompañar hasta la próxima vez que nos encontremos.


SOBRE LA EMPATÍA.

 

Pienso que no hay que tomarse tan a la ligera ni expresar de una forma tan gratuita como muchas veces se expresa la frase de "tienes que ponerte en el lugar del otro", la facultad de salir de uno mismo y de comprender o sentir lo que los demás comprenden y sienten es una tarea que requiere mucho tacto, mucha higiene interior, mucha sinceridad con uno mismo, llevarla a cabo de una buena forma no solamente requiere el que nos conozcamos lo suficiente y hayamos pasado por cierto tipo de experiencias sino que también nos obliga a conocer de una manera más honda a la otra parte si lo que queremos es ayudarla y ayudarnos realmente. Se suele creer que cuando más usamos nuestra empatía con los demás es cuando éstos necesitan de nuestra ayuda, de hecho parece que la palabra está creada exclusivamente para usarla en los momentos en los que nos identificamos con los demás a la hora de  intentar solucionarles algún problema, cuando nos involucramos en algún tipo de conflicto personal o laboral con ellos o cuando intentamos comprender el porqué de ciertas respuestas ante ciertas situaciones angustiosas.

Tengo la sensación de que cuando me "pongo en el lugar del otro" en todos estos casos, cuando me pongo a escuchar y a empezar a interiorizar lo que me dicen para intentar encontrar la mejor respuesta, o hallar el argumento más completo que pueda dar solución al problema que me plantean y pienso para mí mismo "tienes que ponerte en su lugar para averiguarlo", en el fondo lo único que hago es pensar en lo que yo haría si estuviera en la situación que  la otra persona me narra, cuál sería mi respuesta o mi actitud si me ocurriera lo que la otra persona  me está diciendo que le está ocurriendo o que le ha ocurrido. La mayoría de las veces lo que sale de mi boca no son más que las conclusiones a las que he llegado después de ese repaso interior, conclusiones que quedan muy lejos de su cometido ya que no son más que el reflejo de la labor de haberme puesto en mi lugar pero con las situaciones de otro.

El primer error que pienso que podemos cometer a la hora de usar esta famosa expresión es imaginarnos que lo que nosotros hemos vivido y las respuestas que hemos dado  y nos han servido en nuestra vida van a tener la misma validez y ofrecer el mismo resultado en la vida de los demás. Para poder ayudar a alguien y ponerse en su lugar (si es que esto se puede hacer realmente) hace falta mucho tiempo, mucho contacto, mucho limpiar lo inservible y dejar solamente lo aprovechable, mucho esfuerzo mutuo, mucho saber dar y saber recibir, y todo esto por supuesto del lado de ambas partes, quiero decir, no me sirve de nada ponerme en el lugar del otro si el otro no tiene la menor intención de saber cuál es su lugar y al otro no le sirve de nada lo que yo le digo si yo no sé cuál es el mío, en forma axiomática podríamos resumirlo como: uno nunca podrá ponerse en el lugar del otro sino sabe primero en qué lugar está él mismo. Si me parara a pensar un poco en todo esto antes de estar seguro de que lo que voy a decir va a ser útil a la otra persona por el simple hecho de haberla escuchado  durante diez minutos y haber abierto mis oídos y mi atención a ella quedándome solamente en eso, antes de estar seguro de que simplemente con escucharla me va a bastar para que mis argumentos se doten de las palabras necesarias para encontrar la solución al problema que me plantea, dejaría para un poco más tarde eso de "hay que ponerse en el lugar del otro" para  primero dedicar mi tiempo a saber quién es el otro y averiguar en qué lugar está, para una vez descubierto esto ver si puedo (quiero) o no puedo (quiero)  ponerme en su lugar.

 

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

SOBRE EL ESCRIBIR

 

      A)  - ¿Por qué escribes?.

      B)  - No pretendas que mi escritura esté basada en porqués, para mí el escribir no es una necesidad, no soy de aquellos que se desnudan delante de un folio para quitarse los ropajes de encima, si cada etapa de la vida tiene sus momentos cada escrito también ha de tenerlos. Me cansa la gente que escribe por escribir, que ante todo y para todo han de tener siempre sus palabras, sus opiniones, sus juicios, sus críticas... no pretendo que mi voz sea el  ejemplo de nada ni mis letras el verbo de nadie. El escribir ha de ser un acto natural, un reflejo de lo vivido, un síntoma de plenitud y de creatividad, una vuelta a uno mismo, un descanso de la realidad y no un sucedáneo de la misma. Yo no entiendo a la escritura como un medio para la evasión, ni para el autoengaño, no la entiendo como un camino para recibir premios o halagos, no quiero que sea la excusa para escaparme de la acción, no pretendo perder el tiempo escribiendo si lo que escribo no me demuestra que no he perdido el tiempo. La escritura ha de ser siempre un autovencimiento, un cruzar las fronteras, un buceo por la calma de nuestro interior frente a los ruidos del exterior, un golpe para nuestros ojos y un aliciente para nuestros sentidos, empero, en el hecho de escribir siento casi siempre un pequeño acto de cobardía, un sutil velo tapando al verdadero valor, a saber,llevar a cabo aquello que escribimos, un continuo gritar en un espejo redundante de ecos de silencios, una tenue fotografía que no llega a estampar fielmente la verdadera imagen de nosotros mismos. Que porqué escribo, simplemente para encontrar mi estilo, para unir mi vida a mis pensamientos y hacer que mis pensamientos se unan a mi vida, de momento, para tener conversaciones que no tengo, en un futuro, para ver si he desanublado esa fotografía y contemplar así de una forma más clara los colores que la componen. No es cuestión de buscar lectores, no es cuestión de demostrar nada a nadie, dejemos esto para los que necesitan de voces externas para conocerse. Escribir es dibujarse a uno mismo con palabras, eligiendo los tonos y los matices, ahuyentar la represión y la improductiva autocrítica para explorar nuestros terrenos y crearnos nuevas formas de definirnos.




Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next