Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2007.


SOBRE EL ESCRIBIR AL DESCUBIERTO

 

Detrás de toda obra siempre existe una historia, por lo general, más interesante que la propia obra. Si quitáramos todos  los velos que la disfrazan, todos los argumentos intencionados que la forman, todos los cambios progresivos que ha sufrido  desde que fue proyectada  originariamente por el autor, nos quedaría solamente una cosa: una experiencia más clara y más real del propio autor. Cuando leo, me gusta pensar qué es lo que ha llevado a ese escritor a escribir lo que escribe, en qué fases de la vida está, qué es lo que ha tenido que vivir e interiorizar para expresar lo que nos quiere expresar, me lo imagino creando la propia obra, recordando, analizando, transformando, inventando, luchando con todas las ideas e impedimentos que le han surgido y que le surgen en el mismo momento de la composición.

Estos momentos casi nunca se perciben ya que solamente quedan en el fuero interno del autor, y son muy pocos los que se atreven a escribir sinceramente para que los demás podamos ser partícipes de esa experiencia, por eso prefiero el proceso al resultado, este último casi siempre es artificial, comprimido, intencionado, pero lo que hay detrás, lo que no se ha dicho, lo que no se ha percibido, lo que no se ha logrado hacer es mucho más grande, extenso y atrayente que lo que sí se ha realizado.

La escritura es un buen método para todos aquellos que pretenden hacer creer a los demás lo que ellos mismos no creen, que dicen a los demás lo que ellos mismos no son capaces de hacer, es un buen método para no dejarse al descubierto, para no dejarse conocer, de ahí que la historia que se quiere ocultar siempre es más interesante que la que se quiere mostrar, depende del lector quedarse con lo que lee o ir un paso más allá.

   

No hay comentarios. Comentar. Más...

SOBRE NUESTRA ACTIVIDAD Y NUESTRA PERSONALIDAD

 

Es mucho más sencillo reaccionar ante lo que nos proviene del exterior que actuar por movimientos propios. Tenemos que tener cuidado  cuando clasificamos a una persona en las siguientes formas, diciendo por ejemplo; "es una persona muy activa", o bien "es una persona con una gran personalidad".

Lo primero que debemos preguntarnos es si no nos habremos adelantado en nuestras calificaciones al no sospechar que lo único que hacemos la mayoría de las veces es sencillamente dejarnos llevar por los acontecimientos y dotarnos con ello del protagonismo que nuestro ego nos exige que tengamos. Un caso claro de la primera catalogación lo representan aquellas personas que no saben estar quietas, que continuamente necesitan hacer algo, que continuamente necesitan decir algo, "su actividad" se basa principalmente en hacer ver a los demás que son capaces de hacer ese algo, aunque no sea más que en apariencia.

Nosotros entendemos la actividad de una forma bien distinta, no se trata de una actividad frente a nadie, no es una demostración de nada, nuestra actividad consiste en haber elegido nuestro camino y desarrollarnos a través de él, sin necesidad de testigos ni explicaciones, no consiste en que nos sucedan hechos que nos hagan hacer algo sino en hacer algo para que nos sucedan nuestros hechos.

El segundo caso trata de aquellas personas que se las dan de poseer mucha personalidad, ante esto nos deberíamos preguntar si en el fondo lo único que hacen no es más que dejarse llevar por su carácter, por sus instintos, por sus impulsos. "Su personalidad" consiste en hacer ver a los demás que están dotados de una personalidad, pero ésta en seguida desaparece cuando no están los demás, cuando no hay otros con los que ésta continuamente se pueda alimentar y acrecentar. Nuestra personalidad es bien distinta, no es que esté libre de incertidumbres, de titubeos, de mejoras o de dudas pero sí está  libre de mostrar lo que no es, de dar lo que no tiene,  está libre de falsedad.

Nuestra actividad y nuestra personalidad han de ir acompañadas de la mano, nuestro fin ha de ser el encontrar la fusión entre la una y la otra, debemos preguntarnos si la mayoría de nuestros problemas no son consecuencia de una mala o nula combinación entre ambas, nuestros días deberían ser el fruto de una continua lucha por encontrar y perfeccionar esta unión.

No hay comentarios. Comentar. Más...





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next