151. No me preocupa el tener la capacidad suficiente para crear nuevas obras, me preocupa el no tener la capacidad suficiente para desembarazarme de las que ya he creado.

152. Los espejos son los sustitutos de la imagen interior, sobre todo para quien no tiene imagen interior.

153. La crítica es ese eco que rebota constantemente en tu orgullo hasta que tu voluntad se encarga de ajustarle las cuentas.

154. Para que luego no me vengas con cuentos, si quieres vencer a un vicio, no te pongas delante de él.

155. Nos empezamos a dar cuenta de la separación de nuestros amigos cuando dedicamos más tiempo a contarnos nuestras vidas que a participar juntos en ellas.

156. No basta con saber hacer las cosas, también hay que tener los medios para poder hacerlas.

157. El peligro de publicar lo que uno escribe es que al final en tu mente acaban predominado los escritos que crees que quieren leer sobre los escritos que tú te quieres leer, esto es algo en lo que uno también ha de superarse.

158. La mayoría de los grandes personajes son más personajes que grandes.

159. El peor remedio que puede darse un enfermo es el ver a su enfermedad como algo normal.

160. La forma más simple y más vieja de sentirnos contentos con nosotros mismos es juzgar siempre a nuestra sociedad, ya que nuestro ego se queda desahogado al dirigirnos a todo el mundo y nuestra conciencia se queda tranquila al no recibir contestación de nadie.

161. Prefiero quedarme con lo que siento cuando escribo que con lo que escribo (aplíquese a todos los campos de la vida).

162. A. ¿Y le dejas cruzar solo la carretera siendo tan pequeño?

        B.  Lo que me importa es que se ha atrevido a hacerlo, y cuando ha visto que le era imposible realizarlo no ha tenido ningún reparo en mirar atrás y pedir ayuda.

163. La fidelidad se demuestra en los momentos en los que no eres fiel a ti mismo.

164. El odiar a alguien es darte poca importancia.

165. Una de las frases más sicalípticas que he pensado jamás: "solamente quería estar un rato contigo, pero ya me he curado".

166. A. Si escribe lo que escribe, imagínate lo que llegará a pensar, imagínate lo que llegará a sentir, imagínate lo que llegará a soñar.

        B. Si escribe lo que escribe que se imagine lo que va a hacer, que de tanto pensar, sentir y soñar se va a difuminar.

167. Después de tantos años me alegra comprobar que aunque hemos cambiado aún nos seguimos reconociendo.