Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Mayo de 2007.



SOBRE EL ESCRIBIR

 

      A)  - ¿Por qué escribes?.

      B)  - No pretendas que mi escritura esté basada en porqués, para mí el escribir no es una necesidad, no soy de aquellos que se desnudan delante de un folio para quitarse los ropajes de encima, si cada etapa de la vida tiene sus momentos cada escrito también ha de tenerlos. Me cansa la gente que escribe por escribir, que ante todo y para todo han de tener siempre sus palabras, sus opiniones, sus juicios, sus críticas... no pretendo que mi voz sea el  ejemplo de nada ni mis letras el verbo de nadie. El escribir ha de ser un acto natural, un reflejo de lo vivido, un síntoma de plenitud y de creatividad, una vuelta a uno mismo, un descanso de la realidad y no un sucedáneo de la misma. Yo no entiendo a la escritura como un medio para la evasión, ni para el autoengaño, no la entiendo como un camino para recibir premios o halagos, no quiero que sea la excusa para escaparme de la acción, no pretendo perder el tiempo escribiendo si lo que escribo no me demuestra que no he perdido el tiempo. La escritura ha de ser siempre un autovencimiento, un cruzar las fronteras, un buceo por la calma de nuestro interior frente a los ruidos del exterior, un golpe para nuestros ojos y un aliciente para nuestros sentidos, empero, en el hecho de escribir siento casi siempre un pequeño acto de cobardía, un sutil velo tapando al verdadero valor, a saber,llevar a cabo aquello que escribimos, un continuo gritar en un espejo redundante de ecos de silencios, una tenue fotografía que no llega a estampar fielmente la verdadera imagen de nosotros mismos. Que porqué escribo, simplemente para encontrar mi estilo, para unir mi vida a mis pensamientos y hacer que mis pensamientos se unan a mi vida, de momento, para tener conversaciones que no tengo, en un futuro, para ver si he desanublado esa fotografía y contemplar así de una forma más clara los colores que la componen. No es cuestión de buscar lectores, no es cuestión de demostrar nada a nadie, dejemos esto para los que necesitan de voces externas para conocerse. Escribir es dibujarse a uno mismo con palabras, eligiendo los tonos y los matices, ahuyentar la represión y la improductiva autocrítica para explorar nuestros terrenos y crearnos nuevas formas de definirnos.


AFORISMOS

 

135. A quienes menos conocemos son a los que están más cerca de nosotros.

136. A la hora de leer habría que hacerse las siguientes preguntas: ¿qué es lo que querría decirnos el autor con su escrito?, ¿qué es lo que nos dice realmente? y por supuesto ¿qué es lo que no nos dice?

137. Nunca dejes que nadie te quite tu alegría porque es el bien más preciado que tienes,nunca dejes que nadie te quite tu ilusión porque es el apoyo que más fuerte te sostiene y nunca dejes que nadie te quite tu personalidad porque definitivamente es la cualidad que más te ha costado encontrar.

138. Para ir a ninguna parte vas demasiado deprisa.

139. Y pensar que existen personas que no son capaces jamás de salir de sí mismas...

140. Donde esté una buena conversación que se quite un buen escrito.

141. Envidio a los grandes hombres y mujeres que tienen la capacidad de luchar para labrarse su camino sin dejar que las malas hierbas les hagan desviarse de su recorrido, siguiendo siempre  adelante a pesar de la niebla y los vientos fríos, los baches y las desviaciones repletas de señales falsas para confundirlos. Envidio a los grandes hombres y mujeres que se conocen a sí mismos aprendiendo así a conocer a los demás, sabiendo que los más difícil de aprobar en esta vida es la lección de forjarse y crearse la imagen real y completa de sus personas sin distorsiones y sin sombras. Envidio a los grandes hombres y mujeres que saben vivir sus vidas de una manera profunda y emotiva, aumentando siempre sus perspectivas, ampliando siempre sus oportunidades, corrigiendo sus errores, descubriendo los medios para alcanzar aquello que quieren. Envidio a  los grandes hombres y mujeres que al final se encuentran, y aprenden mutuamente, y cooperan, y mejoran, y miran juntos con ojos cómplices y decididos al futuro que transforman.

142. ¿Merece la pena escribir sobre algo cuando tu vida no tiene nada que ver con ese algo?

143. El aforismo es el medio por el que se expresa el momento que se está viviendo a sí mismo con las palabras justas y necesarias, ni más ni menos.

144. Cada vez soporto menos a la gente que siempre tiene algo que decir, a ese tipo de "todólogos"  que nunca dejan que el silencio también tenga su oportunidad para poder expresarse.

145. Simplemente escribimos para decir lo que nunca decimos.

146. La forma más sutil de autoengañarnos: recordar algo que no hemos vivido como si lo hubiéramos hecho, inventándonos las consecuencias más idóneas y creyéndonoslas.

147. A- Él se enfrenta a sí mismo.

        B- No me extraña entonces que no tenga ningún miedo a los demás.

148. Cuando cortamos nuestra relación con alguien no solamente estamos dejando a esa persona sino  también a todo lo que la rodea, a saber, a su familia, a sus amigos, a sus circunstancias,  a su evolución... cuando hemos conseguido cierta profundidad en nuestra relación con ella irremediablemente todo esto forma parte de nosotros, de ahí que romper con alguien pueda a corto plazo acarrearnos un dolor más grande del que nos hubiéramos imaginado en un principio. Cosa distinta es que no hayamos conocido nada de esas otras vidas que forman parte de la vida de esa persona, por lo que lógicamente  hemos estado  muy lejos de  llegar a conocer realmente a quien creíamos conocer demasiado.

149. A- ¿A dónde vas solo?

        B- A donde mis piernas me quieran llevar, hoy no tengo ninguna meta que alcanzar, hoy no tengo ninguna prisa, ni es pronto ni es tarde para nada, durante un buen rato me olvidaré completamente de mí mismo, hoy no tendré ninguna importancia, sólo me dedicaré a observar y a escuchar. A observar a aquel al que mis ojos no están acostumbrados a mirar, a ese tipo que al estar detrás no se deja espiar, a ese tipo que vive la vida como si nunca se le fuera a acabar, a observar cómo actúa, cómo reacciona, cómo gesticula, como se desenvuelve en el medio en el que está. A escucharle cuando no habla, cuando no se aclara, cuando se tapa los oídos ante la menor resonancia, cuando finge que sabe y no sabe que finge, a acompañarle un momento sigilosamente cuando se rodea de  su extraña soledad.

 

 




Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next